translation



La escuela de la vida es realizar la energía libre del corazón: el amor incondicional.

Viene visible por la fraternidad universal y su expresión en la paz.

Se realiza por un estado de crecimiento continuo de solidaridad, en concreto: por la creación de relaciones más autenticas, libres y creativas entre nosotros.

Este estado va encima de todas las etiquetas y organizaciones que nos pueden separar por sus visiones tan valientes que sean.

Implique valorizar todo en la perfección de la armonía del conjunto.

Es un trabajo dinámica de síntesis.

la nueva enseñanza de Cristo-Buda

la nueva enseñanza de Cristo-Buda

El triángulo le MaRoPa (Madrid-Roma-Paris)

Plan de misericordia 2016 para la realización de la convergencia de la Fraternidad Universal:

- 25-28 marzo, Ille sur Têt et Força Real : apertura del centro del triángulo en la luz de Pascua :

Consagración el 28 de Força Real como « Montana de la Fraternidad Universal del Monde »

- 23-24 de abril: Madrid : apertura del triángulo a la luz de la compasión : denominación de la plaza puerta del sol en "Puerta del sol de la Fraternidad Universal"

- 21-22 de mayo: Roma : accion de perdon de la humanidad: denominación de la plaza San Pedro en "Piazza di San Pietro e di perdono della Fraternità Universale" (lunade Buda/Wesak)

-18-19 junio: Paris : acción de reconciliación : denominación de la Place de la Concorde en "Place de la Concorde de la Fraternité Universelle" (luna del Cristo)


domingo, 6 de julio de 2014

La comprensión de relaciones más justas a partir del tiempo que hace



(después de la estancia en Irún en mayo de 2014)

Durante las últimas semanas nuestra atención era atraída por la naturaleza de nuestra relación con el tiempo (clima). Desde la noche de los tiempos había personas, como los chamanes, que tenían la reputación de tener una influencia sobre el tiempo invocando al sol, llamando a la lluvia o desviando amenazas mediante rituales. La Biblia nos cuenta cómo Jesús aliviaba  una tormenta.

La explicación simple es que todo es interactivo. El ser humano selecciona naturalmente según su estado de consciencia y su sensibilidad las ondas y su radiación mediante su percepción. Puede polarizarse a veces hacia las ondas positivas, creativas o luminosas, a veces hacia ondas indeterminadas, destructivas o negativas. Por su conciencia, puede educarse para rectificar sus condicionamientos de selección y crear el terreno propicio para desarrollar una actitud justa o libre frente a las influencias del tiempo. Es decir, debe volverse más consciente del mundo más sutil conectando su mundo, que vive a través la dominancia de los límites físicos, con las influencias interactivas electromagnéticas de las energías. Engloban, jerarquizan y unen diferentes gamas de fuerzas etéricas, astrales-emocionales, mentales o informáticas inteligentes y espirituales según la naturaleza de sus relaciones.

El ser humano tiene la posibilidad de crear este campo más amplio de libertad que le permite comunicar o contemplar los fenómenos del tiempo, de ser uno con ellos como si formaran parte de sí mismo. Es su diferencia con los otros reinos de la vida planetaria.

La comunicación contemplativa abre la vía hacia una clase de diálogo por la cual los elementos (las elementales-o partículas inteligentes- del aire y de las nubes) de la naturaleza y los principios espirituales allí adheridos, pueden tomarse de la mano sobre el plano etérico para guiarlos hacia una manifestación más armoniosa o más luminosa en el conjunto. En las relaciones justas se encuentra el secreto de los milagros de la vida o la maestría de sus fuerzas.
Desde que era joven fui atraído naturalmente por el tiempo y experimentaba a menudo una interacción con él. ¿Es por eso que mi hermana, un día me dibujaba como chaman?

Mi mujer y yo, nos damos cuenta que siempre nos acompañan las mejores condiciones climatológicas. Es notable sobre todo cuando viajamos. El mejor tiempo no quiere automáticamente decir sol, o no lluvia, sino el tiempo que nos ayuda a tomar las mejores decisiones en el plano de la evolución planetaria.  Pero, eso no siempre corresponde a nuestros pequeños deseos y preferencias personales.
La relación hombre-clima no aparecía claramente en el pasado debido al desdoblamiento del espacio (atmósfera) del tiempo (regularidad de los ciclos) y la intensidad energética (interacciones de las fuerzas cósmicas). En el último ciclo solar, que está terminándose, el mundo sutil de las energías etéricas se encontraba, para nuestra percepción, como separado del mundo denso físico. Así, el ser humano moderno ha olvidado en gran parte las implicaciones de su relación con la naturaleza. Se convirtió más bien en un incrédulo en cuanto a su influencia sobre las condiciones climatológicas.

Pero cíclicamente, como actualmente, hay un ajuste y una regularización cósmica que se establece. Revelará progresivamente las influencias positivas y negativas del ser humano sobre el clima según su conciencia o inconsciencia. Efectivamente, estamos entrando en un periodo donde diferentes ciclos cósmicos se unen a los ciclos planetarios y solar.

Todo nuestro sistema solar entró en un movimiento de transición para adaptarse al conjunto de los ciclos cósmicos. A causa de eso (expansión del universo) el sol absorbía antimateria el 5 de enero 1989 alrededor de las 8 de la mañana. Desde entonces tenemos el sentimiento de que el clima se incorpora cada vez más a la conciencia o más bien la inconsciencia humana. Parece evolucionar cada vez más paralelo con las tendencias de su comportamiento. Ya desde hace tiempo habíamos experimentado interiormente que todo lo que nos rodea está muy vinculado a lo que hacemos y queremos. Esto tanto en el sentido positivo que negativo.

A medida que seamos conscientes que cada instante del presente tiene un potencial “no limitado” podemos elegir una intervención en nuestro entorno más constructiva, positiva y pacificando. El despertar de la conciencia sobre la naturaleza de nuestras relaciones nos permite efectivamente de abrir el horizonte de los efectos de las intenciones de nuestro comportamiento y de elegir relaciones más justas y armoniosas en el desarrollo del plan de evolución del conjunto del planeta. La que vale para nuestras relaciones interhumanas vale también para todos los niveles ambientales de nuestra vida.

Efectivamente, sobrepasar las fuerzas ciegas de fatalidad que encontramos depende de la capacidad de nuestra conciencia para entrar en una “comunicación solidaria” con ellas. Permite indicar y expresar en nuestro comportamiento un horizonte de relaciones más abiertas o un contexto de transformación más acogedor, harmonioso y positivo que un desarrollo fatal que nos impone su dominancia ciega. Esta comunicación va por encima de la comprensión científica de las relaciones mecánicas de estas fuerzas entre sus causas y sus efectos.

Se trata de una transformación de la cualidad de las relaciones creando un apertura más amplia y entonces vemos un campo con un horizonte más completo que el percibido a primera vista. Da al potencial de las fuerzas que se presentan más posibilidades de relacionarse de una manera más armoniosa, aumentando la posibilidad de intercambios. Es como un cambio en las informaciones establecidas dentro la polaridad que se manifiesta proyectando informaciones más inteligentes y justas en la evolución del conjunto.

Efectivamente, cuando un polo cambia, el otro cambia también. El efecto es la aparición entre ellos de una zona libre (vacío relativo). Disminuye, hasta neutralizar, la tensión de la polarización existente para transformar la energía liberada hacia la realización de una posibilidad más acogedora, armoniosa y positiva que el desarrollo inicial fatal. Es el principio del “ho'oponopono”. ¡Mejoremos el mundo empezando con uno mismo! 
El secreto de esta transformación depende de la calidad relacional (armonía-confianza-visión del conjunto) de la información puesta a disposición para la transformación. A su vez depende de nuestra conciencia sobre el potencial de las fuerzas atañidas en el momento presente de la evolución del conjunto. Es también el secreto de la fusión. No se trata solamente de una cantidad de energía que debe generarse en un nivel de unión superior, sino sobre todo de una cualidad vibratoria, superior (etérico sutil) a la cantidad de energía expresada en el instante presente. Parece aún escaparse del mundo científico que el salto cuántico es más que un salto mecánico. Es un cambio de la cualidad vibratoria de las energías en un campo energético, a su vez más amplio e integral y a su vez más sutil.
Es como ofrecer informaciones más inteligentes a estas fuerzas, indicando una alternativa o un horizonte de realizaciones más amplias, en cual las relaciones de interactividad sean mejor situadas o más justas en su contexto..  El efecto es la sublimación de las tensiones de polarización por medio de la creación de un campo intermedio, mediador de energía libre. Esta energía tiene el potencial de mencionar y estimular una liberación de unión de naturaleza superior a la polarización existente. Es así como el ser humano puede intervenir para elegir relaciones más elevadas. El doble arco iris nos parece hasta-allí uno de los símbolos lo más eminente de este salto cuántico, uniéndonos con el mundo de las energías más sutiles e integrales.

Nota: un día un doble arcoíris se manifestaba justo encima delante de mí. Me encontraba como en su centro para darme un signo de seguranza al  hecho que nos hacía falta cambiar de casa para bajar al valle.

Otra señal es mencionada más abajo con respecto a la apertura de la llave de Roma.

Ese es el camino de la paz duradera por la armonía. Es la alternativa para el paradigma de  división y exclusión que hasta ahora dominaba nuestro viejo camino y estilo de vida. Que realizaba una armonía muy limitada con una paz muy frágil, sobre todo por la continuación de las tensiones y polarizaciones de conflictos. Los conflictos son, como los huracanes, las tensiones causadas por nuestra ignorancia de ver las relaciones justas de nuestras acciones, de los acontecimientos y de sus elementos en su contexto integral.  

Este nuevo paradigma del dinamismo mediador de la armonía es la condición fundamental para crear relaciones más justas, más pacíficas y más constructivas.
Ejemplos:
Las primeras veces que veníamos a Irún, hace más de 10 años, casi siempre había lluvias torrenciales, tanto que nuestra llegada se asimilaba a la lluvia. Es verdad, mi signo astrológico es Acuario. Indica “portador de agua (agua = luz espiritual)” que aporta luz al mundo para ver aparecer el sol del despertar de la conciencia del grupo por la solidaridad fraternal. Efectivamente, por la lluvia nuestra atención no se dispersaba en la belleza de este país verde sino que nos incitaba a encontrarnos más a dentro y más cerca uno del otro.
 Progresivamente cambiaba, aunque la lluvia no permanece nunca lejos. En la última visita en mayo, las previsiones del tiempo no eran muy favorables, pero tenía confianza plena. Después de un trabajo intenso de armonización en el centro Sarkanda, el viernes y el sábado, el domingo había un sol radiante. Era el momento de salir a la naturaleza como lo había presentido. Pues pasamos un día radiante en las montañas alrededor de Irún para descansarnos e intercambiar el fruto de nuestro trabajo con el entorno. Estos momentos se presentaban como una coincidencia de abertura ideal para la comunicación de las energías de nuestros cuerpos sutiles con las intensas transiciones en las esferas de la tierra. Pues, no eran necesarias muchas palabras y explicaciones sino de la escucha del medio ambiente dejando trabajar nuestros espíritus como semillas de purificación para lavar las atmósferas de la tierra. Al mismo tiempo nos cargábamos de nuevas energías. La luz muy intensa y blanca del sol nos ayudaba.
Quizá algunas personas esperaban otra cosa que de hacer pequeñas baladas para admirar simplemente el ambiente y los caballos que pasaban (simbolizando la conexión con el otro mundo), de relajarse, de hacer picnic, de cantar y bailar. Pero el salto cuántico pide respetar el ritmo exacto para permitir la conexión del intercambio. Pide un progreso adaptado en el tiempo y entonces paciencia para permitir a las resistencias de las ondas de la materia adaptarse a las ondas del espíritu que no conocen los mismos límites.
Es la razón por la cual el caracol es el símbolo de la elevación espiritual. (crop circle 17.O7.2002 Wiltshire, Pewsey White Horse). Simboliza una aceleración hacia el interior al mismo tiempo que una apertura hacia el exterior para que los dos tengan la posibilidad de encontrarse y armonizarse a los distintos ritmos de cada momento y cada elemento encontrado.
Tengo un libro de Ramón Menal Royes: La vida es un juego (charlas en el programa El suplement de Catalunya Radio 2004-2005 Ediciones Abraxas. Habla también en su capítulo sobre las visualizaciones, de la lluvia durante sus conferencias y los cambios que se puede provocar.
Otro ejemplo. Un día estaba en la casa de mi hijo en Borgoña (Précelles, Pas de l’âne-Paso del asno, significando  lugar que ayuda avanzar para salir fuera de la ignorancia). Veía acercarse una tormenta de carácter mini tornado. El cielo ante mí era muy negro y mostraba señales de vientos violentos. Sin embargo, una confianza total me invadía. Era como una parte de su fuerza entraba en mí.  Me permitía estar más en unión con la amenaza. Me hacía pensar en ella: cálmate, distribuye tus fuerzas destructivas, es mejor así. Y la tormenta se rompió suavemente en dos partes y causó solamente algunos daños menores sobre el viejo techo del vecino. En situaciones similares a menudo me viene la imagen de Moisés y la apertura del Mar Rojo.
Otro ejemplo: con respecto de Roma-Amor esta mencionado más adelante.
Estas experiencias nos mostraban que podemos aplicar la misma actitud cuando nos encontramos frente a una persona dominante, agresiva, cerrada o enferma. Podemos entrar en las tensiones de la polarización reforzándolas o acercarnos a ellas con confianza, dispuestos para ir más allá y mostrando una alternativa en cual el otro puede descubrir una mejor situación que aquélla que se había imaginado hasta entonces.
En realidad, aparte de la confianza, se trata de un comportamiento de compasión y de perdón más allá de juicios, reproches y exclusiones. Compasión es venir a la altura del otro guardando sus propias fuerzas positivas, aceptando (el perdón) que el otro es diferente. Para eso es necesario incluir que el otro se encuentra en la tensión de una experiencia que es el efecto conscientemente elegido o inconscientemente provocado para aprender a superar límites o bloqueos.
Lo que vale en el sentido positivo, vale también en el sentido negativo. Si actuamos conscientemente o inconscientemente en nuestras relaciones con una actitud de rechazo y de exclusión actualizada por acciones negativas, es decir, no en el sentido positivo de la evolución armoniosa del conjunto de la vida, se siguen de manera inevitable efectos fatales y destructivos. Nuestros rechazos, miedos, excesos, exclusiones y divisiones crean y aumentan turbulencias fatales. No tienen sólo efectos dentro y en torno a nuestros cuerpos. Sino que también crean acumulaciones de tensión en las diferentes atmósferas terrestres y más allá. Llegado el momento se vuelven hacia su origen o causas, nosotros mismos. En ese momento, el cielo nos cae sobre la cabeza y nos volvemos nuestras propias víctimas.
La lección que nos falta aprender de todo eso es que hay una relación innegable entre el tiempo (meteorología y clima) y el ser humano. La calidad de nuestras acciones humanas es el reflejo de la conciencia de las relaciones más o menos coherentes y armoniosas que mantenemos con nosotros mismos, con los demás, nuestro entorno y más allá de él. Contribuyen, al menos indirectamente, a la estabilidad, las variaciones y los cambios de nuestro ambiente atmosférico. Sus influencias pueden aumentar o disminuir las tendencias naturales hasta conducirlas a excesos. Todo es uno e interactivo. En este sentido no se crea nada y no se pierde nunca nada.
La masa de sus acciones incoherentes genera una acumulación de energías similares en las atmósferas de la tierra. Se añaden a la masa crítica de tensiones que ya son el efecto de los grandes cambios planetarios y cósmicos actuales. Provocan más y más rupturas de protección (densidad magnética, ozono…) e interferencias revolucionarias  (el niño, huracanes…) en la atmosfera sino también aumentan las tensiones en el interior de la tierra. En el sentido positivo, cuando se dice que “el amor puede desplazar montañas”, no es irreal.
Esta situación de acumulaciones de tensiones que se liberan repentinamente corresponde totalmente al proceso de la enfermedad del cáncer en el ser humano. Fuertes golpes, fuertes inhibiciones y desgarramientos repetidos se acumulan y perturban el equilibrio entre las distintas capas sutiles (físicos, emocionales, mentales, espirituales) de nuestros cuerpos. Si no se liberan mediante un trabajo consciente, nuestro cerebro programa su liberación con un desarrollo desenfrenado de nuestras células en las zonas los más receptivas o más escasas de nuestro cuerpo en relación de sus capas (sistema de neutros entre las polarizaciones). Estas capas se reflejan también en las 8 capas atmosféricas planetarias.
Nota: extracto de la nueva astrología cósmica.
Falta saber que el signo astrológico de Cáncer representa la reconexión del presente con la unidad de la fuente para sobrepasar la polarización y separación aparente de lo manifestado en la forma individual. El reajuste de las relaciones de las formas individuales en el contexto del conjunto es la base de la conciencia del grupo, de la conciencia colectiva y finalmente del omniconsciente divino.
A nivel cósmico entramos en la fase final del ciclo cósmico de la era de Piscis que debería terminarse hacia la era de  Sagitario (el final de la oscuridad del mundo) del ciclo planetario (desde 5.000)
El sol se encuentro actualmente en el ciclo pleyadiano (10 precesiones o + 250.000 años) al final del signo del Cáncer (con ascendente Capricornio, la luz de la iniciación que conduce hacia la ascensión).
Acaba de recibir el 5 de enero de 2014 hacia 8 h de la mañana, la energía cósmica (libre) de reajuste en forma de antimateria para purificar uno mismo para poder intensificar su reacción atómica y adaptarse con todo su sistema planetario a las condiciones más propicias para el desarrollo de la conciencia colectiva y cósmica.
De esta forma el sol y su sistema se prepararon para entrar en las energías o la luz de los intercambios de Géminis. Revelan el origen de las oposiciones o de la dualidad que es la base de toda manifestación y la relación entre espíritu y materia (forma). Con el apoyo de las energías ascendentes de Sagitario, el conjunto puede dirigirse hacia la unión con la causa del universo. Esta unión es el objetivo del potencial de la fuente creadora (alfa). Consiste en la elevación de la conciencia de la masa inconsciente (Cáncer) hacia la conciencia de grupo (signo de Acuario) que comienza a estimular la vida sobre la tierra. Luego este proceso conducirá hacia la conciencia colectiva planetaria y cósmica que revela el destino cósmico de la humanidad (el punto omega del Gran Atractor, el Transformador de la Fuente). Atraído por este potencial,  el ser humano descubre el camino de su ascensión que lo conduce hacia la vuelta a la casa cósmica del Padre y al Principio Creador, transformado en, por y con él mismo. Así el ser humano incluirá la naturaleza de las fraternidades cósmicas acercándose a ellas, como diferentes escalones sobre la escala de las experiencias de emanación divina del Principio Creador Único y Universal. 
La ley de la polarización o de complementariedadopone” la masa crítica más densa, material y ciega de las tensiones energéticas, acumuladas en las atmosferas de la tierra, al potencial de la masa crítica de fuerzas espirituales que se forman alrededor la humanidad. Esta tensión está en la base de las aperturas o del despertar de una conciencia colectiva e interactiva. La liberación de este potencial de energía de armonía nunca a existido hasta ahora. Se trata de la liberación de la energía de armonización al nivel de igualdad, libertad, fraternidad y solidaridad. Su poder mediador y transformador es capaz de sobrepasar los efectos fatales y apocalípticos que están generándose al nivel del clima y la transformación actual del planeta.
Nota: la conciencia de esta posibilidad, que está en marcha, puede contradecir las previsiones catastróficas de Edgar Cayce o también actualmente de Matías di Stefano (iniciados de Atlántida) o de otros clarividentes..
El crecimiento desenfrenado de la población mundial, sin que haya una verdadera toma de conciencia de solidaridad planetaria, parece reforzar estas fuerzas ciegas. Tienen ya cada día más impacto en la evolución del clima del mundo y cuestionan la supervivencia sobre la tierra cada vez más. Este crecimiento es estimulado por las falsas astucias y artificios de un crecimiento económico ciego e irresponsable, puesto que agota prematuramente los recursos planetarios y causa aún más desigualdad e injusticia, sumisión y dependencia, divisiones y exclusiones en la familia humana.
Estos artificios  proyectan “fatuas morganas” de posibilidades con respecto a la verdadera  felicidad de una  sociedad que tendría las posibilidades de un consumo sin límites. Esta demasiado dividida para ver la realidad de frente mientras que conduce hacia la destrucción de las selvas, de las zonas rurales, hacia los problemas de contaminación del ambiente vital, hacia la acumulación de colas de transporte, hacia la extensión desenfrenada del hábitat con sus templos comerciales, cada vez con mayores excesos (Dubái….) Son tantas cuestiones que contribuyen a su vez a la desestabilización del clima que ya conoce más y más zonas inestables debido al cambio de la polarización terrestre. Pasa la misma cosa en la sociedad humana. Se fractura cada vez más.
Nota: La humanidad, sobre todo sus dirigentes, no han comprendido que el ser humano dejó la fase de su infancia mental y ya se volvió adolescente. La realización de la adolescencia (18) es el final de la necesidad de crecer. El final de su crecimiento físico pasó 25 a 18 años. Un crecimiento excesivo plantea problemas. Los animales y las plantas se adaptan naturalmente. La masa de los humanos esta mantenida en la mira de poder ir más allá sin respetar las normas de la armonía de la vida.
Hay personas o grupos que piensan poder remediar los problemas. ¿Pero cómo? Por ejemplo: por los chemtrails o el proyecto HAARP. Estas tentativas, más bien oscuras, nos parecen dar instrucciones más bien del lado negativo. Nos parecen extremadamente aventuradas y peligrosas por falta de conciencia y de conocimiento sobre las interacciones energéticas cósmicas y planetarias.
Intentar influir sobre el clima por deseo egocéntrico o para intereses particulares crea inevitablemente distorsiones en las energías de la tierra. Eso aumenta los riesgos de catástrofes y destrucciones. Sus efectos negativos darán la vuelta finalmente a su origen. Es la ley del equilibrio de las relaciones que regula toda manifestación sobre todos los niveles del universo.
El destino de la humanidad dependerá de nuestra elección de crear relaciones más justas, positivas y armoniosas, no solo entre nosotros sino también con nuestro entorno. Es emitir por nuestros actos, pensamientos y voces (palabras y música), vibraciones sonoras que nos acercan del equilibrio del universo. Relaciones más justas tendrán un efecto positivo sobre los cambios climatológicos fatales y nos acercan de nuestro verdadero carácter divino y sus realidades.

Terminemos por un ejemplo muy reciente del 14.2.2014 y del 15.06.2014 relativo a acontecimientos recientes: la abdicación de Benedicto XVI en Roma y la activación del Vaticano por la energía Roma-Amor para abrir las puertas del cielo en la tierra bajo el impulso de Matías di Stefano. Ahí tienes el texto del blog: el camino harwitum                 (http://elcaminoharwitum.blogspot.fr/p/romaamor.html):“Tras la armonización de la Plaza San Pietro, la Activación del Puente de Castel Sant'Angelo, el impulso del canto en Plaza San Pietro durante el Angelus del Papa Francisco, las danzas para integrar Femenino y Masculino (Vesicapiscis y Obelisco), la Activación del Panteón Romano... tras todo ello, al volver a la tarde para girar la Gran Llave, estando frente al Vaticano, varios pudimos presenciar una respuesta del Cielo, haciéndonos saber que estaban allí presentes, y que también éste era su trabajo: un enorme rayo hizo temblar todo el suelo al caer frente a nuestros ojos en la cúpula de la Basílica de San Pedro. 
Tal como habíamos dicho, un 11 de Febrero de 2013 cayó un rayo el día en que el Papa Benedicto XVI abdicó, y ahora, uno nuevo caía con toda nuestra frecuencia. 
La muestra fue clara, pues a los instantes de caer el rayo, el sol comenzó a salir detrás del Vaticano, dejando ver frente a la Basílica, encima de la Ciudad de Roma, un doble Arco-Iris, el cual se replicó en varias ciudades del mundo conectadas con nosotros en ese mismo momento, así como en Catania, donde la danza del Corazón Unido se detuvo al ver los doble arco-iris, y al temblar el volcán Etna, el cual ese día volvió a entrar en erupción: el Motor del cual había hablado se encendió.

La Divinidad y la Magia nos mostró lo cerca que están de nosotros si nos la permitimos ver y disfrutar”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sobre la naturaleza del alma y su relación con el espíritu

El Camino de la Transformación continua

El Camino de la Transformación continua

1 de agosto

1 de agosto
el acoger de la coherencia cosmica

El ESPRITU DE VERDAD

El espíritu de verdad llama a la misericordia que implica compasión y perdón.

La misericordia reúne todas las calidades que son necesarias para la apertura de nuestro espíritu y de nuestra conciencia:

- La humildad, en lugar del sentimiento de superioridad o de inferioridad " permite ponerse a la altura del otro y crea la comunicación necesaria o la sintonía para que nuestras interactividades sean compartidas en las mismas circunstancias;

- La paciencia, en lugar de la imposición autoritaria, permite la adaptación de nuestra comunicación al ritmo del otro y del conjunto y crean la sincronía en la cooperación;

- La benevolencia o la valoración del otro, en lugar del no-respeto, permite reconocer a través del otro lo que se nos escapa de nosotros y por tanto nos falta para unir las fuerzas de la sinergia que garantizan la paz;

- La magnanimidad del corazón, en lugar de la rigidez mental que no deja lugar a las experiencias y las instrucciones necesarias para poder comunicar con la visión de otros en un proceso de sinopsis.

- La clemencia y la indulgencia, en lugar del rechazo de lo que es diferente a uno mismo, permite perdonar al otro y apelar a su autenticidad para que entre en la simbiosis con nuestra esfera de vivir y de pensar;

- La generosidad, en lugar de guardar todo para sí, le permite amar sin juzgar y dar al otro lo que necesita pero que no es capaz de conseguir por sí mismo, es la concreción de consciencia y de la ciencia de síntesis;

- La creatividad, en lugar de la aplicación conservadora de reglas estrictas, permite superar los bloqueos de la sabiduría, haciendo de la vida una celebración(sinagía) que expresa la posibilidad de unir y de realizar el sueño del paraíso, escondido en cada uno de nosotros.

Reflecciones

¡¿Quién no se siente impotente o paralizado de miedo ante las estructuraciones de nuestra libertad a través de los diferentes poderes en el mundo, que nos mantienen en la mentira, la exclusión y el inmovilismo en nombre de la justicia?!

El mundo no puede sobrevivir sin evolución. Nuestra incomprensión crea las resistencias que transforman estas crisis en rupturas, catástrofes y sufrimientos. ¿Quién tiene la culpa? ¡Tanto el individuo como la colectividad a los que falta la conciencia!

(extracto del libro: el retorno del Cristo Cósmico)

Jaraba 3 de agosto 2013

Jaraba 3 de agosto 2013
la belleza de la bajada de la luz del Espiritu de Verdad a través del manecer del sol

Todo es movimiento

Todo es  movimiento
el ocho, simbolo del eterno movimiento