translation



La escuela de la vida es realizar la energía libre del corazón: el amor incondicional.

Viene visible por la fraternidad universal y su expresión en la paz.

Se realiza por un estado de crecimiento continuo de solidaridad, en concreto: por la creación de relaciones más autenticas, libres y creativas entre nosotros.

Este estado va encima de todas las etiquetas y organizaciones que nos pueden separar por sus visiones tan valientes que sean.

Implique valorizar todo en la perfección de la armonía del conjunto.

Es un trabajo dinámica de síntesis.

la nueva enseñanza de Cristo-Buda

la nueva enseñanza de Cristo-Buda

El triángulo le MaRoPa (Madrid-Roma-Paris)

Plan de misericordia 2016 para la realización de la convergencia de la Fraternidad Universal:

- 25-28 marzo, Ille sur Têt et Força Real : apertura del centro del triángulo en la luz de Pascua :

Consagración el 28 de Força Real como « Montana de la Fraternidad Universal del Monde »

- 23-24 de abril: Madrid : apertura del triángulo a la luz de la compasión : denominación de la plaza puerta del sol en "Puerta del sol de la Fraternidad Universal"

- 21-22 de mayo: Roma : accion de perdon de la humanidad: denominación de la plaza San Pedro en "Piazza di San Pietro e di perdono della Fraternità Universale" (lunade Buda/Wesak)

-18-19 junio: Paris : acción de reconciliación : denominación de la Place de la Concorde en "Place de la Concorde de la Fraternité Universelle" (luna del Cristo)


jueves, 27 de octubre de 2011

El retorno del Cristo Parte 3 nueva enseñanza

Parte 3: El programa de la nueva enseñanza del Cristo-Buda.

La nueva enseñanza del Cristo está destinada para todos los seres del planeta, sin distinción de raza, de religión o de nivel de conciencia. Es la continuación de la revelación de la vida según la evolución de la realización de la conciencia. Prepara la aparición de la nueva raza azul u índigo. Corresponde a la formación definitivo del sexto chacra, el chacra de la intuición y del espíritu que elimina el miedo, la dominación, el poder y la dominación que impiden relaciones justas e interactividad harmoniosa. Esta raza del amor, de la unión, de la fraternidad universal  y de la ciencia de síntesis será una raza que une las características de las razas precedentes pero de manera más y más equilibrada.   
Sabemos ya que la finalidad del espíritu de Cristo-Buda es facilitar la aparición de esta nueva raza por una elevación universal de la conciencia, acercando cada uno, si lo acepta, más cerca de su naturaleza divina, despertando el Cristo-Buda interior. Al mismo tiempo pondré el ser humano en desde su entorno planetaria en el contexto de la vida cósmica.  
Hemos ya anunciado que la enseñanza del Cristo debe estar situada en el contexto del trabajo de síntesis, de la elaboración de la ciencia y de la conciencia de síntesis. La esencia de este trabajo es situar y valorar cada elemento según su relación justa en el conjunto. Al nivel científico situara cada ciencia específica como un elemento de la gran realidad científico que es el universo. Este trabajo permite hacer un acercamiento de los elementos de la realidad directamente en su contexto global desarrollando una conciencia apropiada de síntesis.
Para dar a este trabajo de síntesis una referencia universal para todos los seres humanos es previsto la creación de un centro mundial de síntesis en el corazón energético de la tierra. Se conectara con una red de centros parecidos a través el mundo. El centro funcionara como un núcleo de energía libre para la vida planetaria (centro de síntesis), permanente conectado con la fuente. (como previsto por el libro del Apocalipsis). Este centro se situara en un lugar de paz, expresando la fuerza real del Cristo. En este lugar las energías de la tierra están directamente conectadas con las energías del cielo y la jerarquía de los maestros espirituales. En su entorno se creara al medida del avanza de su trabajo, la ciudad-modelo de la paz y de la fraternidad universal: Cristopolis (el nuevo Jerusalén, reflejo del Jerusalén celeste).
La enseñanza del cristo-Buda puede resumirse a bajo de estos grandes temas:
1.  El aspecto voluntad o poder: La responsabilidad política de cada uno y especialmente de los políticos por su papel de guia, de educador y de mediador, la nueva democracia participativa, el papel de la visión de armonización en la legislación, la justicia y la colaboración intergubernamental;
Las personas políticas tienen necesidad de aprender a superar sus visiones y aspiraciones personales, reforzadas por un sistema particrática dualista que perdió la confianza de la base cortándose de su vida. Necesitan escuchar primero al otro para descubrir su potencial directiva en fin de poder guiarlo a su convergencia.
A la base, las gentes deben aprender que la democracia no puede funcionar de manera correcta sin su participación comunicativa que se puede realizar a través de fórums. Existe una responsabilidad colectiva que no ya es bien reconocida y aceptada en la sociedad.
La finalidad de la ley no es de servir a reprimir abusos pero de educar y guiar. Su finalidad es crear ambientes bastante flexibles para permitir que las gentes se responsabilicen y que se expresen de manera adaptada à través de interactividades que invitan a la justicia. La ley es por naturaleza general y se vuelve injusta, inflexible y represiva si visa casos demasiado precisos. Es solo en casos de protección absolutamente necesario para la sobrevivir de la sociedad que puede entrar en detalles.
Cada nación debe concebirse como un elemento indispensable de servicio en el conjunto de las naciones del planeta. En este sentido deben aportar la división del potencial de sus riquezas, su sentido de convivencia, y la cooperación solidaria de manera adaptada al fin que todo el mundo tenga acceso a los recursos de la abundancia.  Cada uno es responsable de la armonía donde la la paz duradera depende.
2. El aspecto amor o interactivo social: La educación mundial y de la masa hacia una interactividad solidaria y respetuosa es la base de la fraternidad universal y su realidad de convivencia libre a través de relaciones justas con si-mismo, el entorno y lo demás. Toda educación estará sin éxito sin la comprensión y la aplicación de compasión y de perdón, sin cuales se cae inevitablemente en un sistema de locos  y superficiales.
La educación es la base de la tolerancia y de la coherencia social. Razones económicos no pueden pesar en primer instancia en la orientación en la educación, ni la productividad o el espíritu de concurrencia. La educación tiene orientarse al potencial creativo de cada una y su habilidad propia para responder y adaptarse a las necesidades de la vida. Las técnicas del trabajo de síntesis estarán básicas para la nueva enseñanza que estará más orientada al despertar la conciencia por medio de la iniciación colectiva. (sintonía, sincronía, sinergia, sinopsis, simbiosis, ciencia de síntesis, sinagogía o celebración creativa);
3.   El aspecto justicia inteligente y activa en concreto: la justicia supone una economía estable y solidaria en lo que todos participan por:
-          la repartición justa del trabajo y sus técnicas,
-     la producción según una evolución especifica (crecimiento y disminución) en función de las necesidades y posibilidades reales y de la relación entre recursos y productos;
-          la compensación para toda actividad humana que realiza valores humanes
-          el acceso de cada uno al disfrutar en la abundancia colectiva.
Una buena economía es la base de la liberación y de la evolución de la inteligencia humana.
Da satisfacción a las necesidades reales al nivel individual y colectivo según el contexto dado.  Transforma los artificios de envidias, que estimulan a aspiraciones individuales desmesuradas, en un potencial al servicio de la abundancia del conjunto, accesible para todos, en lugar de crear desigualdades e injusticias, causa de desequilibrio, de conflictos y de violencia. 
4.  El aspecto armonía o perfección de la vida: es el dinamismo de una resurrección continúa de la vida que soluciona permanentemente y sobre todo las situaciones críticas de primera necesidad.
La vida real es un movimiento infinito de renovaciones sucesivas para mantenerse. Su estabilidad y sobrevivir dependen de este movimiento dinámico para quedar ser conectado con su fuente. El fijarse en el pasado, o en el futuro, es cortarse con su fuerza original y entrar en su mecanismo de desintegración y de destrucción. Nada crece sin raíces. Cada crisis o enfermedad es una señal de la tensión creada con este dinamismo. Están la prueba que la vida no sigue el corriente vital y que su fuerza está desviada en bloqueos con el riesgo de perderse.
La resurrección de la vida se aplica en primera instancia y muy concreto en el cuerpo humano y a través el sexto chacra de síntesis. Comienza a funcionar en cuanto el ego de la personalidad se alinee con el alma del ser superior. Uniendo el corazón con la cabeza, la vida se religa con todos sus niveles en un presente infinito, despartiendo la memoria encima de la muerte y el morir del cuerpo físico. Esta resurrección significa la reactivación del timo con su potencial de regeneración y de rejuvenecer. Sigue que la muerte no sea más una fatalidad pero una elección concordante al plan divino..
5. EL aspecto científico o la belleza de la vida: Es la enseñanza de la energia cosmica. La ley de las coincidencias y de la reencarnación son consecuencias de la ley de la relación entre causas y efectos provocados en la vida en el cuadro de un contexto particular o familiar. Sin conciencia estas leyes se aplican como fatalidades. Las familias espirituales forman el cuadro específico como un campo de un potencial de experiencias (según rayos o aspectos de luz) dentro cual se desarrollan en la dirección del despertar de una u otra tipo de conciencia. Esta evolución esta contenido entre dos tendencias extremos entre cuales se encuentro en el medio la belleza del acuerdo de la armonía perfecta con el campo de luz especifica. El sentido es la perfección de la belleza de las relaciones entre el espíritu y la materia y el engrandecer a través de la realización de su unión a diferentes niveles y en diferentes perspectivos. La armonía perfecta entre los dos es el acuerdo de la transcendencia total y divina. Es un camino infinito que tiene su fuente en el potencial infinito del universo. Como las estaciones seguimos ciclos de altos y de bajadas, de separaciones y de uniones. Por medio de nuestras encarnaciones hacemos experiencias sucesivas y lecciones unas veces más específicas y otras veces más holísticas, o globales de síntesis para realizar nuestra unión dentro de la Gran Vida única del Espíritu Divino donde estamos las experiencias. En esto sucesión cíclica con sus diferentes aspectos (rayos de luz inteligente), hay la razón del retorno cíclicamente de la aparición de avatares o de entidades divinas como el Cristo-Buda. Permiten que el sentido de nuestras experiencias humanas entre en la realización del contexto global del universo y esto a todos sus niveles apropiados. Cada realización de armonía encarnada permite liberarnos progresivamente de las fatalidades del mecanismo ciego, automático y selectivo de la inconciencia individual y colectiva. Se remplaza por el mecanismo creciente de la conciencia individual y colectiva que crea siempre más coincidencias oportunas y adaptadas para realizar esta liberación. 
Hay que señalar que la ley de la reencarnación es a la vez individual y colectiva. En este sentido cada encarnación es única y con todo al mismo tiempo una continuación, basada en las lecciones de las experiencias colectivas. Es la dificultad de distinguir la cepa de los sarmientos. El sentido más profundo hará objeto de la enseñanza más extenso de este tema. Verá la luz en el momento propicio.
  6El aspecto ideal: el valorar de nuestras expresiones como valor que vale para todos es el sueño grabado en el alma de cada uno. Debe estar presente en nuestra mente de manera activa o alerta. Es a través de nuestras deseos que aprendemos nos dar cuenta de valores universales que valen encima de valores coloradas para nuestros intereses o necesidades personales. La llave del aprendizaje de esta manera de valorar es la proyección de nuestras ideas, actos y palabras en el contexto de la armonía del conjunto, por tanto que sean comprendidos como las mejores expresiones del momento para servir al mayor bien de todos. Es la única manera para disipar el espejismo del mundo materialista actual con sus ideales, no solamente falsas pero al mismo irrealistas en el perspectivo de realizar el bien para todos. Este irrealismo nos mantiene en la inconciencia que nos da miedo y nos hace sufrir. Es debido a la falta de la justa valorización. 
  7. El aspecto unión: La unión de los diferentes aspectos (políticos, sociales, económicos, profesionales-artísticos, científicos, filosóficos y espirituales-religiosos) es la magia de la vida. Es la celebración de la vida global y la expresión creativa del Espíritu Crístico del reino humano de Dios, vivo en la tierra. Esta unión fraternal es una unión de conciencia, viva, creativa, concreta y realista, enzima del dogmatismo y los ritos de las religiones existentes. La finalidad no es abolirlas pero unirlas según la significación y su aportación revelador en la una unión interactiva de todos los seres humanos quiénes creen en la Realidad Divina de la Vida. Es la a base de la nueva religión mundial que nasciera de si-mismo desde la autenticidad y la verdad divina de cada uno. 
   8. El aspecto conciencia divina del alma: vivir con la realidad de las dimensiones superiores del Espíritu Crístico supone una conexión intensa con la conciencia de nuestra alma. Para eso el hombre debe hacer la conexión intensa vivificando aspecto Buda en sí para convertirse en un portador de luz, practicando el óctuple camino de la felicidad: une la energía del corazón con el potencial de la energía del alma mediante la intuición, gracias a
1.      La aspiración justa por la buena voluntad (por bondad)
2.      La  valorización justa por la buena intención (en suavidad)
3.      La palabra justa por la buena mentalidad (retraso en paz)
4.      El conducto justo por la buena actitud (solidaria)
5.      El modo de vida justa por la buena expresión (autentica)
6.      El esfuerzo justa por la buena intensidad (de unión fe fuerzas)
7.      La reflexión justa por la buena visión (de sabiduría espiritual)
8.      El éxtasis o felicidad justa por la buena elevación (divina)
Observación: La bajada del Cristo cósmico intensifica el efecto de las nuevas energías sobre la tierra y sobre los átomos y el psiquismo del ser humano. Retira la vieja sensibilidad para intensificar su radiación de luz. Esta estimulación, mal controlada por inconciencia o falta de atención, puede provocar efectos de obcecación, de exaltación imaginada o efectos destructivos e insoportables como depresiones, comportamientos anormales, acompañados o no con actitudes de excesos o de violencia.

La conexión más intensa del ser humano con la realidad crística-búdica de su Ser Superior puede provocar especialmente tensiones importantes en su cuerpo física, emocional y mental quienes pueden distorsionar la visión espiritual de su conciencia. Estas tensiones están el resultado de viejas condicionamientos que vibran en niveles con una cualidad vibratoria inferior a la luz irradiante de la realidad crística-búdica.

Es especialmente un efecto posible en caso de focalización forzada de la bajada del Cristo. La bajada del Cristo-Buda se puede comparar a una guerra santa de purificación. Ejerce una fuerza sobre todo que afecta. Es el significado profundo de la palabra Yihad del Islam. Hace salir en la luz todas las frustraciones, distorsiones y desequilibrios instalados tan al nivel individual que al nivel colectivo. Liberan las fuerzas no reconocidas. Para las personas que no reconocen esta fuerza o que no están preparadas están conducidos hacia extremismo, violencia  y destrucción total. La nueva luz pide un reconocimiento total y una actitud de transformación positiva enfrente todas las manifestaciones y aspectos de la vida. La nueva ley es la unión en amor y sabiduría. No es una ascensión aislada de lo demás, no un privilegio de distinción que se impone o separa del otro. La nueva ley pide una humildad humana en servicio a si-mismo como al otro, lleno de compasión y de perdón. Es entrar en una estada constante de paciencia que permite la abertura y la flexibilidad psíquica para rectificarse continuamente en el perspectivo de una armonía global.

Comprendemos ahora porque hasta ahora las focalizaciones conocidas de la bajada del Cristo-buda al plan individual se paraban (por ejemplo Krishnamurti) o no tenían el efecto mundial proyectado. La razón es que esta focalización pide poder entrar en la conciencia de síntesis que incluye un gran equilibrio entre la expresión espiritual elevada y la expresión simplemente humana. El despertar de esta conciencia es la única manera para poder soportar la focalización sin provocar el efecto dualista del maestro encarnado con la subordinación inevitable de sus discípulos. El desafío del retorno del Cristo-Buda es también superar a esta dualidad que tiene su origen en los viejos paradigmas adaptadas a la inconciencia de la masa de las gentes. La lección de estas experiencias ayudara mucho al ser humano para realizar su ascensión progresiva, con paciencia y en armonía, evitando quemarse o callar, imaginándose poder saltar pasos.

Por fin, podemos concluir que para cada acontecimiento, hay el lugar justo y la energía justa. Es pues importante que escuchamos y seguimos nuestro Ser Espiritual para ser en el lugar mejor colocado para corresponder a su llamada. En este sentido respondemos al destino que el potencial de nuestra alma ha previsto.

El retorno del Cristo Parte 2/2 códigos espirituales en la Unión Europea

Parte 2/2
El plan de focalización del desarrollo de las condiciones humanas en la tierra en relación con el retorno del Cristo. Los códigos espirituales en la Unión Europea.

Things are often as they are. Although often we like to see them differently with the risk to more be able to see them like them”
 Las cosas son a menudo lo que son. Con todo preferimos a menudo de verlas diferentemente a riesgo ya de no poder verlas como tal”

La organización de las nuevas energías del corazón del mundo:
A pesar de las diferencias que existen entre los países de Europa, hay siempre una interactividad intensa que traduce una conciencia constantemente creciente hacia una unidad de una Europa de Conciencias. Aunque se presenta actualmente más bien como una unidad administrativa económica, la necesidad de una Europa a conciencia espiritual se hace cada vez más sentir a medida que el mundo está en crisis.
Un estudio energético de la tierra, desde un punto de vista pluridimensional, lo reveló que una parte de Europa con el Norte de África y las costas mediterráneas del Medio Oriente forman el centro del corazón energético (material y espiritual) de la tierra.
Es ya bien conocido que la humanidad actual se comprometió en una transformación de la conciencia. Es una iniciación sobre el sentido de la energía del corazón en la práctica. Podemos resumirla como la energía de solidaridad o la armonía que se alcanza por el trabajo de síntesis. Es la unión de todos los elementos, al parecer diferentes y separados, en un conjunto según su justo nivel de servicio que hace.
Una nueva energía entra siempre por los lugares más abiertos en la situación existente. En efecto, por todas partes en el mundo surgen lugares de renacimiento espiritual que contrastan cada vez más con la decadencia del mundo materialista. Estos lugares forman en primer lugar puntos de atracción que responden al necesidad del cambio puesto que este lugares están más abiertos. Con todo, permanecen relativamente aislados y a menudo ocultadas por las barreras del ambiente. Esto no impide que  la nueva energía se acumule invisiblemente y contribuye finalmente a formar un centro general de transcendencia. La resistencia con las energías existentes causa una concentración de las mismas energías por un efecto de atracción mutua cuya característica es poder evolucionar sobre el orden dividido existente.  Este centro se convierte pues en un enlace universal de energía libre y liberada. Siendo neutro, funciona cada vez más como mediador en todos los cambios en curso.  Es a la imagen del funcionamiento de nuestro corazón.
El centro mismo forma varias zonas (cámaras) que son vinculadas la una con la otra por pasos (válvulas o puertas). Expresan cada una calidad necesaria para formar el nuevo acuerdo energético a distintos niveles materiales y espirituales. Esto no se hace automáticamente, sino según un proceso que  al principio parece casi imperceptible pero quien responde a una necesidad de evolución. Al reforzarse, esta concentración recurre a una respuesta más activa y más consciente por parte del ser humano, si no corre el riesgo de tomar aspectos devastadores debido a las tensiones no liberadas
.
La ciencia de los triángulos
Según la ciencia de los triángulos toda acción o desplazamiento de energía tiene por base un triángulo. Toda energía tiene una esencia trinitaria: acción involutiva o dirección de voluntad (Padre), reacción reguladora o transformación que armoniza (Madre) y resultado evolutivo o integración inteligente (Hijo).  Gracias a esta trinidad las formas viejas pueden evolucionar y nuevas formas pueden manifestarse y estructurarse más allá de las que ya existen.
En efecto, un triángulo tiene tres ángulos y tres lados alrededor de un centro. Un lado recibe de ventaja las nuevas energías que los otros. Es la fuerza involutiva que es atraído por el ángulo de la reorientación.  De allí, la nueva energía se encuentra enfrentada con la energía existente, temporizada por el ángulo de la armonización que atrae la fuerza reguladora como intermediario entre la nueva y la vieja energía. Este ángulo se encuentra, como complemento, al contrario del ángulo de la reorientación. Por fin, el resultado de las fuerzas anteriores es la fuerza evolutiva que toma una dirección o sentido, dirigido por el ángulo polar que sobre. El conjunto evoluciona en torno al centro neutro y mediador del triángulo con su energía positiva, libre. Este primer triángulo no es más que la mitad de la estructuración de la nueva energía. Como entre materia y antimateria, el otro triángulo se manifiesta como la contrapartida o el triángulo de la vieja energía, estructurada con una fuerza en su centro que es declinando o negativa. El único ángulo que no está de acuerdo con el primer triángulo es el ángulo que dirige las energías que resisten al cambio del plan de evolución.
Entre los dos centros de los triángulos se crea una tensión, automáticamente canalizada por líneas de fuerzas que dependen de las especificidades del conjunto (las características materiales geográficos y otros, así como culturales y espirituales). Estas líneas promueven la integración de la nueva energía alrededor de un gran centro de unión y difusión que va a fijarse progresivamente en el lugar más dispuesto o más conveniente, es decir, el más libre. Se pueden llamar este centro, un centro de síntesis o de la victoria del nuevo sobre el antiguo.

Las nuevas energías que coinciden con la Unión Europea
Lógicamente, cuando observamos Europa y los otros países alrededor del Mediterráneo,  formando el corazón de la tierra, deberíamos poder encontrar estas formas y principios de estructuración de las nuevas energías.
Antes de elaborar nuestras investigaciones, hay que señalar que la observación de las energías del nuevo ciclo cósmico actual, ponen de manifiesto que tienen como tendencia general de afectar a todas las oposiciones y dualidades que existen, causando cada vez más coincidencias inteligentes. Se trata pues de un cambio principal, general y profundo hasta las raíces de la tierra y su vida y no de un cambio parcial y momentáneo. Las coincidencias son necesarias para re-ligar la cumbre (el sutil del espiritual) con la parte baja (la expresión material), para poder infringir toda dualidad existente y en consecuencia de revelar un realismo nunca igualado por la ciencia.
Estamos descubriendo que todo es una señal de la dirección o la voluntad del gran plan de evolución cósmico que aplicamos y confirmamos, si no está conscientemente, en nuestra inconsciencia colectivo. Cada uno puede pues conocer este plan, basta con abrir los ojos y con escuchar con nuestro corazón y nuestro alma, mediante nuestra intuición. “Que el que tiene orejas para oír, entiende. (Matéu 13: 9) “Hijos del hombre, vive en medio de una familia de rebeldes, que tienen ojos para ver y que no ven nada, orejas para oír y que no oyen nada; ya que es una familia de rebeldes (Ezequiel 12: 12)
El magnetismo de la tierra
Sin explicar el sentido de los cambios magnéticos aquí, que sea suficiente decir que estos cambios llevarán finalmente a facilitar la comunicación y relaciones planetaria más justas. 
La mapa del magnetismo de la tierra pone de manifiesto que la energía involutiva cósmica no puede sino seguir los pasillos menos magnéticos antes de poder integrarse en la tierra.
Es en efecto en primer lugar a Findhorn (que encontró el cuerno o conque, símbolo de la creación, atributo de Krishna-Cristo, anunciando su retorno) que desciende la energía cósmica. Luego pasa sobre el continente en la frontera franco-español (Fuentarrabia: la fuente del maestro de la beneficencia - font-arra-rabi) al pie delos Pirineos (Línea del fuego u « byren » : montaña et « ioak » o Dios del fuego). Siguiendo esta línea, uniendo el País Vasco (antiguo centro de Atlante) con el país Catalán (el enigma informático del sentido de la contrapartida “kata-lan” red local opuesta) alcanza la Golfo de León (de Judá). De allí, cruza el Mediterráneo entre Córcega (el Isle de la intensidad del corazón-la luz de la era de Acuario) y la Cerdeña (el fuego de las zarzas del viejo mundo que pinchan- despertar la luz en la sombra-fin era de Piscis) para pasar en Toscana (el centro inexplicado e inexplicable) en Italia, entre Siena (con su lobo) y el monte Amiata (con su cruz gigante en hierro sobre pies a la manera del Torre Eifel, sobre un viejo volcán que evoca el vulcanismo del mensaje de amor del Cristo anteriormente). Entre los dos lugares se encuentra a Podere Sasso (masía de la piedra, o símbolo del poder del alma, el regulador del nuevo acuerdo en el corazón que funcionará como una esclusa o selección (sas = tamiz o esclusa) de las corrientes originales cósmicas). Después la corriente se divide, pero la corriente principal sigue en dirección del Himalaya (el Tíbet) para descender más tarde hacia el mar de Banda (el centro de la difusión energética del fuego de la tierra. Los Pirineos forma una verdadera línea de aceleración, de fuerza en la distribución de esta energía de involución.
En la zona de los Pirineos la fuerza es actualmente atraída por Barcelona (la tierra de Dioses y de la Sagrada familia) más activo y más atractivo que la capital de Madrid. Es  la cumbre de la reunión de la nueva conciencia espiritual en Europa y más allá. Es la puerta iniciática para el mundo, atrayendo todas las nuevas corrientes. Con todo, la fuerza reguladora, viniendo del Mediterráneo, debería dirigir esta concentración espiritual hacia el Norte, Francia con París (fluctuat nec mergitur, representando en su blasón el barco del mundo, pegado por los mares sin ser sumergido). París con la Notre Dame menciona la espiritualización de la materia más allá de los ataques del materialismo mundial, controlable por una mano de hierro como lo simboliza la Torre Eifel). El materialismo es lo que impide (par-isa) la evolución y con todo la materia es un medio indispensable. En este sentido París es un regulador del mundo.
París menciona Berlín (la línea de Beer = el oso, donde está un reflejo celeste), lugar que fue el punto de disolución del mundo viejo de la dualidad. Es simbolizado por el “Brandenburger Tor” con el carro de la diosa de la Victoria en la cumbre. Berlín forma el ángulo de armonización en el proceso de la integración de las nuevas energías. En este contexto es curioso a tener en cuenta las afinidades que existen desde hace tiempo entre España y Alemania.
Como contraparte de este triángulo, tenemos el punto de Podere Sasso en Toscana donde se encuentra ocultado en el pequeño centro del “living rock” (la roca viva o el alma que vive) el arco que simboliza el nuevo acuerdo o alianza entre cielo y tierra en cada uno de nosotros. El arco es al mismo tiempo un carro con dos ruedas. Están encontradas in situ como esperaban a servir de apoyo. (simboliza la unión del lado masculino y femenino en el ser humano formando la base del síntesis  de su nueva conciencia, punto de partida de su respuesta a la llamada del espíritu del Cristo, en curso de bajar volviendo, poniéndola en servicio al mayor bien del mundo.)
El cruce de las líneas de los dos triángulos se encuentra a la altura del valle de la Abundancia en Alta Saboya, no lejos de la frontera Suiza. La abundancia es el resultado de la realización de la justa comunicación entre los hombres por el compartir, el convivir y el cooperar.  Es la prueba de una toma de conciencia colectiva y de gran sabiduría (Alta Saboya) que debería instalarse a través de toda la Tierra.
A medida del progreso el centro de abundancia, que simboliza la victoria de la nueva armonía que debe realizarse entre espíritu y materia, se concretará en el lugar de la resonancia máxima a las nuevas energías cerca de Perpiñán (con la puerta Notre Dame) en el Sur de Francia en un lugar llamado Cruz de la Victoria cerca de força a Real (centro energético cósmico de la Fraternidad Universal).
Está proyectada, según el plan divino, allí en el futuro la elaboración de un centro de síntesis o centro de instrucción para la armonización mundial y un centro de investigación para la elaboración de nuevas formas de vida y experiencias comunitarias.
A observar que los ángulos en el centro de los triángulos se alternan entre 40 (terminación de la madurez por el fin de la prueba de la dualidad), 45 (solidaridad cósmica y 5O (el hombre total) grados. Los ángulos hacia los exteriores tienen para el triángulo involutivo de la energía positiva: 28 y 32 (=60°la acción global de la providencia sobre el mundo entero según el Karma global del universo) y 120° (la potencia y la gloria del Cristo-Rey) y para el triángulo reguladora de la energía negativa:  34 et 30 (=64°totalidad realizada, perfecta) y 116° (Ghilae: vuelta al significado esencial o primordial).
Todo eso es una expresión concreta del Plan Directiva contenido en la Gran Invocación que podemos traducir así:
Barcelona: el ángulo de reorientación de las condiciones temporales: puerta iniciática de reunión de la nueva espiritualidad en el mundo para pasar en la conciencia colectiva y descubrir la voluntad del plan divino. Es el nivel espiritual del plan divino
París: el ángulo de la armonización del espacio y la extensión del nuevo orden mundial sobre la tierra equilibrando el individuo con la colectividad. Es el nivel inteligencia activa o política -social económico del plan divino
Berlín: el ángulo evolutivo o direccional de la salida del mundo viejo hacia el nuevo. Es el nivel del realismo y el amor concreto en servicio para el bien del mayor muy del plan divino
Sasso: es el ángulo de la realización de todos los aspectos espirituales en concreto, comenzando a la base en cada individuo. Es el lugar iniciático del rechazo sobre sí mismo para enfrentarse con sus bloqueos para realizar la voluntad del plan divino. Es la confrontación con los límites del compartir pararealizar la perfección, de la belleza que libera de las fatalidades karmicas, del ideal que no vale nada sin que sea concretando al servicio para el bien de todos y la unión que es imposible sin crear del nuevo según el potencial que se recibió. Es el lugar donde todo viene a la superficie y donde todo resulta imposible si no se trabaja con las energías del corazón y de la intuición, dirigidas por el alma y la conciencia del Cristo del Sí-mismo Superior. Es el centro que tiene como vocación de formar los nuevos servidores de la humanidad como guías, mediadores, iniciadores y responsables. Es en este sentido que Sai Baba lo deseaba también.
 Es el lugar que abre el camino de síntesis del sexto chakra. Es el lugar de la apertura del séptimo sello que contiene el principio de la respuesta concreta del Cristo a la llamada invocatoria de la humanidad de su retorno.
 Alrededor de estos centros se forma una zona de conciencia crítica de extensión como un huevo que debe romperse. Los países dentro de esto zona tienen cada uno un papel específico. Sea suficiente de mencionar aquí la Inglaterra. Ha sido un importante iniciador de la energía involutiva para el despertar de la nueva espiritualidad. La Bélgica aporta mucho en la comprensión de las dualidades que se mantienen cuando no hay un centro mediador que estimula la interactividad pero funciona para imponerse o favorecer solamente un parte del conjunto.
 Hasta aquí por el momento lo que parece más significativo del plan de la bajada del Cristo cósmico hacia la Tierra (la bajada del Padre para darnos su besito o beso de su corazón (Ba-Pa-BeSa). Nos viene para revelar la perfección, la belleza, el sueño ideal y el éxito proyectado de su plan de unión de nuestro mundo con el suyo, que finalmente es el nuestro. Es el plan del Paraíso de nuevo encontrado en la Tierra.

El retorno del cristo cósmico Parte 2/1 Donde estamos

Parte 2/1 donde estamos según el programa del retorno del Cristo.
Hemos visto en la primera parte que coincidencias de condiciones están previsto para que la comunicación de la enseñanza del Cristo-Buda sea comprendido.
Desde el plan divino el cambio de las condiciones cósmicas de la tierra en el sistema solar están cambiando para tomar una gira decisiva dentro de los próximos meses. Las condiciones del plan humano serán más y más influenciadas por estos cambios, pero non obstante hay condiciones que dependen de su libre albedrío para responder a estos cambios. De esto dependía como el Cristo-Buda se focalizare, sea a través de un grupo, sea a través de una focalización más personal. La conciencia crística se desarrollaba bien al nivel colectivo de los grupos del movimiento de la nueva espiritualidad. Pero por falta del trabajo de síntesis por causa de límites de conciencia no acaban hasta ahora a la profundidad necesario para permitir una enseñanza coherente transpersonal desde este nivel. Así el retorno  se dirigía más en más en el sentido de la individualización, lo que parece como un verdadero desafío de reconocimiento, visto las múltiples ilusiones que el ser humana y la religión formaban desde siglos en forma de especulaciones y exigencias supuestas sobre la manera de este retorno. Pero el hombre no puede poner condiciones a Dios. Dios hace siempre una elección que corresponde a una respuesta encima de todas restricciones para que la verdad de su acción a través del ser humano focalizado sea realizada y claro por sus palabras, sus hechos y sus ideas. No nos falta esperar a hechos espectaculares, pero a una acción muy simple, humana, con un realismo total. Es lo que corresponde al espiritu concreto del tiempo.
Hasta un momento dado todo esto podía acelerar o retardar el momento propicio del retorno, pero en la situación actual ya hay un proceso no invertible de la bajada del espíritu con una focalización más y más precisa al nivel individual. Sigue el plan de las familias espirituales para la tierra.  

De otra parte, la programación del retorno del Cristo, necesitaba las condiciones siguientes al nivel humano:
1. La invocación del hombre al retorno del Cristo. La interdependencia entre el ser humano y su naturaleza divina necesita que los dos lados entren mutualmente en contacto. La llamada al retorno, la invocación y especialmente la Gran Invocación están al inicio de una interactividad de comunicación. La Gran Invocación nos esta transmitida desde el nivel superior como instrumento apropiado para atraer e intensificar la energía de involución que precede a la bajada del Cristo-Buda. Atrayendo esta energía por invocación, el ser humano expresa la voluntad de no estar más el centro dramático y fatal de su propia vida pero de venir un elemento cocreativo del universo por cuál él se convierte  un acontecimiento activo de la vida planetaria.
2. Una evolución mental bastante evolucionada para poder comprender los diferentes escalones entre la realidad abstracta y la realidad concreta del universo. El cuerpo mental del hombre no estaba hasta ahora suficientemente evolucionado para poder captar y comprender las dimensiones superiores de la realidad divina. Es por esto que el ser humano se concebía como un niño de Dios. Desde algunos decenios las capacidades mentales están tan estimuladas que nuestra sensibilidad mental está preparada a la etapa siguiente de empezar experiencias en otras dimensiones y conectarse más concretamente con la realidad de nuestra naturaleza divina. El ser humano entra entonces en su adolescencia divina con una conciencia dispuesta a nuevas revelaciones de la vida cósmica y espiritual. En este sentido el ser humano se acerca de un nuevo tipo del hombre a cual el Cristo quiere iniciarlo: el hombre superluminosa, el hombre total o completo.  
3. Un desarrollo de la conciencia individual bastante fuerte para poder liberarse de la ley de la separación que domina y manipula el ser humana y se conciencia. También la liberación de la dominación eclesiástica estaba crucial para liberar el ser humano de dogmas y teologías erróneas quienes bloquean a su evolución espiritual. La conciencia colectiva supone que cada miembro es libre y consciente para aportar su servicio al conjunto. El fin del ciclo solar actual concorde con esto proceso de realización de la conciencia individual. Non obstante que muchas veces el ser humano se pierde en ella, es con todo el elemento necesario para la realización de la conciencia colectiva. Aunque no es la acumulación simplemente cuántica (suma) de conciencias individuales, se basa en la luz que las une, pero que las supera cualitativamente cuando se unen. Es la base para entrar en la conciencia del Cristo-Buda.
4. Un contexto de comunicación e interactividad mundial que es el espacio indispensable para la realización de una conciencia colectiva con dimensiones no solamente planetarias pero también cósmicas. El aspecto universal del retorno del Cristo pide una comunicación rápida y universal a que todos pueden alcanzar hacia al mismo tiempo. Para abrir la comunicación un periodo intenso de conferencias, seminarios y cursos de diferentes horizontes estaba necesario. Reparten las bases necesarias de una nueva visión holística. El Cristi-Buda viene para todos y todas en el planeta, correspondiente a la situación y el concept de la vida del momento.
5. Una evolución científica, llegada a los límites del mundo de las manifestaciones para poder hacer el salto de este mundo, con sus mecanismos cuantitativos, en el mundo cualitativo del espíritu. Para poder proseguir en las dimensiones no o poco investigadas, el trabajo científico necesitará un nuevo enfoque que no excluye la técnica de la división por análisis, pero que es al mismo tiempo inclusivo. Es como maestro de síntesis que el Cristo iniciará a la ciencia y a la conciencia de síntesis. Formarán las bases de la creación de una visión holística, abierta y dinámica. Se basa en el descubrimiento de la información inteligente en toda cosa. Es la intuición que libera su memoria según la apertura del enfoque hecho y la conecta con todo la información disponible en el contexto. El análisis no se hace aislado, pero está incluido en esto proceso, como confirmación de coherencia.  
6. El despertar de una masa crítica que sirve como levadura de los nuevos paradigmas. La masa crítica es lo que provoque los cambios en el grupo. Es un mínimo de unión que permite que la fuerzas individuales se transcienden en une fuerza superior. Normalmente un porciento de la populación mundial es científicamente suficiente. La masa crítica ahora existe pero no es suficientemente focalizado en la realización de los nuevos paradigmas espirituales. Tiene siempre sus raíces demasiado en el materialismo, el egoísmo y el individualismo. Una  masa crítica influye a todo para absorberlo en un movimiento de fusión. Es al nivel colectivo lo que es el despertar de la conciencia al nivel individual. La importancia de su fuerza es el efecto de convergencia. La experiencia de la convergencia es importante al nivel individual para comprender la convergencia de los cuerpos inferiores del ser humano en su cuerpo superior de Cristo-Buda. Esta convergencia al plan individual y colectivo es justamente el desafío del retorno del Cristo permitiendo el salto a un nivel cualitativo superior de la vida.  

7. Una resurrección espiritual en un orden mundial, suficientemente avanzada en su proceso de autodestrucción egocéntrico y sobre todo en una crisis financiera por la depreciación de su papel espiritual.  El significado de resurrección visado aquí es el movimiento de reconstrucción o de renovación continua, como es la esencia de la vida. La bajada del Cristo va junto con la desintegración del mundo viejo y la voluntad de crear un mundo nuevo. El divino es siempre en el corriente de la vida, presente de manera adaptado al momento presente adecuado. La energía divina se manifiesta siempre de esta manera específica. No viene ni antes, ni después del momento y de la situación adaptados. Solo el ser humano puede mal interpretarlo y equivocarse. 

Para concluir podemos decir que el retorno del Cristo-Buda es enganchado y solo falta ser reconocido. Pide salir de nuestros conceptos religiosos, de nuestros condicionamientos y de nuestros intereses egocéntricos para poder reconocer el Cristo en uno-mismo y en el otro. Desde este momento recibimos la sabiduría y la prudencia para discernir el verdadero Cristo del falso según las informaciones que recibimos vía nuestra intuición y dentro de nuestro corazón. El reconocimiento del verdadero Cristo-Buda en el otro alimentara el equilibrio con nuestro entorno, entre el cielo y la tierra, entre el bien y el mal. Hara  comprender y recibir la clarividencia sobre nuestras expresiones de servicio al mayor bien del conjunto.

Nos falta explicar aquí la palabra “Avatar”. Es una palabra sanscrito que significa: “quien desciende de muy alto”. Avataram (el comparativo)”más lejos”  con la idea “hacia abajo”. Contiene al mismo tiempo la idea de protección de arriba. En relación con el retorno del Cristo significa: "aceptado con favor, como se acepta un sacrificio”. Podemos decir en esto contexto que "el Cristo baja con la aprobación de la fuente donde sale, al beneficio del lugar donde llegara, es decir para reconectarlo con la fuente, creando un núcleo de energía (centro de síntesis) permanente de la vida de la fuente misma.” (según la profecía del Apocalipsis).

Ahora que conocemos las condiciones de plan divino desde el punto de vista del ser humano, nos falta investigar los códigos que indican el plan de focalización del desarrollo de estas condiciones en la tierra.

lunes, 24 de octubre de 2011

El retorno del cristo cósmico Parte 1 Quién es el « Cristo »

Parte 1  “Quién es  el  « Cristo » y la naturaleza de su retorno
A la ocasión de la última visita en Barcelona hablaba con la madre superiora de un convento que es una gran maestra espiritual. Me dijo: ¿qué pensáis, lo que la Iglesia nos ha ensenado sobre el Cristo, eso no puede ser verdad, no¿  El Cristo no puede ser una persona como lo presentan ¡”.
Efectivamente, la visión eclesiástica, parece una visión que convenía hasta ahora a la comprensión antropomórfica restrictiva del hombre común para explicar la manifestación extraordinaria del divino en el hombre Jesús. Pero la naturaleza divina del Cristo, como primera manifestación conocida del amor de Dios, no puede ser limitada hacia el divino que se encarnaba en solo “una” persona, como lo fijamos generalmente en la persona de Jesús. Si sería un monopolio a Él, ninguna otra ser encarnada podría alcanzar al estado de unión divino en el amor incondicional como Él, al cual nos invitaba a todos, dándonos el seguro de esta posibilidad. Podemos comprender Cristo como una persona, pero no al modelo humano. Es una persona infinita y en este sentido impersonal, no reducida o irreductible. Pero se expresa a través de nosotros de manera personal, reducida según nuestra conciencia. Quiere decir que cada uno de nosotros tiene el sonido de resonancia única para responder a esta realidad espiritual y divina dentro de nosotros. No es solo fuera y encima.
Por la distorsión de esta realidad la Iglesia mantenía sus miembros como niños en el estado de la fe de “cristianos” a bajo de la realidad del espíritu de “Cristo”. De esta manera no podía liberarlos hacia el vivir real de la verdadera naturaleza interior de cada uno. Estar “Cristo” pide tomar conciencia de esta cualidad o valor en uno-mismo. Está pasando ahora en la humanidad que entra en su adolescencia divina. Es la base de la crisis religiosa actual como Jesús había previsto. El Cristo es en todos pero puede focalizarse más en una u otra persona según su conciencia de unión en amor realizada. Reonocemos el árbol a sus frutas para reconocer la verdad de esta unión.   
Experiencias místicas enseñan que “Cristo” es un espíritu vivo de luz, no limitable. Un espíritu no tiene forma pero puede entrar en una forma o focalizarse en una forma según que es llamado o atraído. Cristo es energía de luz consciente, pero de otra naturaleza que la luz física. Es energía de luz de amor incondicional. Es transformación de amor inteligente en luz de conciencia de uno-misma. Irradia como un sol sin límites. Es una luz acogedora y penetrante que ilumina pero no deslumbra. Entrando en ella, se siente beatitud, plenitud, realización y unión total con su principio creativo de conciencia. En ella, se identifica con Cristo y su conciencia despertada como Buda, igual a Él. Resulta de esta unión una expansión sin fin, a la vez más intensa y más realista de nuestro ser en conexión con el universo mismo. Es entrar en la conciencia cósmica como lo hace la conciencia de Cristo.
La luz de esta realidad del Cristo-Buda es como la luz del nirvana, la otra orilla de nuestra realidad, en la cual Buda entraba al momento de su iluminación. Efectivamente, es la luz del aspecto lo más realizado y divino de la consciencia de nuestro Ser Superior. Es nuestra última realidad y verdad, la finalidad de nuestro camino y de nuestra vida. Cada uno lo tiene en potencia, pero no cada uno llega a acabarlo porque no se da cuenta que ya está en Él. Es porque somos encarcelados por nuestros acondicionamientos que limitan nuestra percepción, nuestra sensibilidad y nuestra comprensión. Fijando nuestros sensibilidades, causamos tensiones con la gran realidad de unión y de relaciones justas que es la esencia de la realidad Cristo-Buda. Por una aplicación errónea de nuestros deseos provocamos coincidencias de injusticia. Nos empujan en confrontaciones de insatisfacción y de oposiciones hostiles. Nos dan miedo por incomprensión y nuestra  fijación en recuerdos de acontecimientos “malos” del pasado. Nos conducen a la desarmonía que nos hace sufrir.
En realidad, como el amor, Cristo es dentro todo que es belleza, todo que ofrece plenitud, todo que es realización de unión y todo que es dinamismo. Él es a través de la voz que evoca sentimientos profundos, detrás de la mirada que nos invita al compartir, el cariño de la madre para su hijo, el abrazo entre personas, el sabor de un alimento preparado con ilusión, el olor de un jardín cuidado, o una idea de esperanza compartida. A través de estos hechos podemos entrar en la realidad de nuestro Cristo interior. Perdimos mucho de esta actitud desde nuestra infancia, tomando nuestra realidad restrictiva y condicionada como una evidencia que nos conducía a reacciones automáticas. Hemos escondido el divino detrás un velo de oro de condicionamientos. Hemos estrechados la realidad maravillosa a nuestra realidad distorsionada y cortado en pedazos. Nuestra realidad es venida tan evidente que no podemos ver detrás de nuestros muros artificiales. Esta fijación del mundo material ha conducido a nuestro desconocimiento del mundo de la luz espiritual, a desconectarnos de todo aspecto religioso de la vida y de volver incluso al contrario: el ateísmo.
Como esta tendencia es general, es pues normal que la fuerza colectiva no nos empuje a ver lo que es detrás de nuestros velos. La ciencia moderna con sus descubrimientos espectaculares ha reforzada nuestra escepticismo. Muchas han perdido la fe y dan al invisible un valor de fantasía, de ilusión o algo fuera una realidad que podemos alcanzar. Pero la ciencia misma está probando que hay una realidad encima de las fronteros du sus investigaciones. Está cerca el encuentro con el divino.
Todo eso tiene su razón y tiene una parte de verdad. La realidad del Cristo no puede reducirse a la tridimensionalidad de seres personificados y encarnados en la materia densa que formamos. Su realidad pertenece a las dimensiones superiores. Tenemos solo un acceso en ellas cuando permitimos que haya un acuerdo entre nuestras dimensiones inferiores con estas dimensiones superiores. Toda comunicación supone una interactividad de ondas compatibles. Para eso falta abrirnos, lo que parece como saltar en el vacío del desconocido.  De verdad la unión no es conocida para nuestras dimensiones que separan todo. Pero las dimensiones superiores convergen todos finalmente en la unión multidimensional de “una” gran realidad. Significa hacer un salto cuántico que transcendé a uno-mismo en una realidad de cualidad diferente. Es la cualidad del incondicionado o de la libertad del amor divina.
Este acuerdo supone ir más allá de nuestros límites aparentes. Es solamente posible con la energía del corazón. El corazón transporta las cualidades del poder, del carisma y de la luz de la conciencia para realizar el amor incondicional de la unión multidimensional en Cristo. Somos todos “Cristo”. Es nuestra verdadera naturaleza pero no alcanzamos ya hacia esta realidad de amor realizado por falta de conciencia y de experiencias de abertura multidimensional
Es interesante de ver en este contexto el papel de nuestros deseos. Nuestros deseos están traducciones concretas del dinamismo del amor del ‘Cristo”  en nuestra alma. Nos animan para descubrir esta realidad de amor detrás sus objetos y objetivos. Permiten nos dar conciencia de la falta de plenitud, de perfección y de realización de unión cuando los fijamos. Nos empujan siempre más lejos hasta que descubrimos el amor que se esconde detrás de ellos. Desde este momento comprendemos el sentido de nuestros deseos como inspiración divina. Hasta este momento podemos solamente verlos como buenos o males según normas condicionadas por el nivel limitado del despertar de nuestra conciencia individual y colectiva.
Al nivel del plan divino, el retorno del Cristo corresponde al fin de un conjunto de diferentes ciclos cósmicos en cual las fronteras del espíritu cósmico (éter) diferenciado en particularidades de luz deben ser transcendidas hacía uniones de luz más coherentes con el espíritu de amor de Cristo. Hay diferentes niveles de ciclos cósmicos, largos, medianos y cortos según cuales el espíritu se materializa y la materia se espiritualiza en diferentes niveles para encontrarse en comunicaciones y relaciones siempre más armoniosas y justas. Permiten que las dualidades del desdoblamiento del espacio, del tiempo, y de la fuerza cósmica sean permanentemente mutables y en acuerdo con el potencial creativo e inmutable de la energía original de su fuente. Esta energía original contiene en su esencia la voluntad o el deseo infinito de la perfección de su diferenciación sin límites, la belleza entre las causas y efectos del manifestado y del no manifestado, la unión inteligente e inteligible como ideal para la realización de conciencia y en fin la magia de la creatividad que celebra la vida para religar todo continuamente con la sabiduría infinita de la esencia de su Espíritu de amor incondicional. Este mecanismo es el propio de la vida divina cósmica.
Cada ciclo tiene su nivel particular. Funciona al mismo tiempo como eliminador y acumulador de energías de diferentes niveles en la gran escala de la energía cósmica. Entre los diferentes ciclos hay diferentes grados de coincidencias que pueden, por interactividad con energías de otros niveles, reducirse más o menos a un valor neutro o cero por efecto de síntesis (lo que pasa por ejemplo con una inversión de polaridad). Esta reducción depende de la armonía entre su involución y evolución y permite coincidencias que provocan saltos donde el resultado no es cuántico pero cualitativo por el efecto más armonioso en el conjunto de la inteligencia cósmica.
En esto contexto no podemos más contar con nuestro sistema decimal común, pero con un sistema aritmético de síntesis, dando un valor de nombre que cambio de escala según el contexto del valor uno al infinito.
El retorno del Cristo cósmico va junto con un salto cósmico de nuestro sistema solar y su entorno hacia una nueva armonía de relaciones más justas de sus elementos, permitiendo a la vida que contiene progresar en el mismo sentido de perfección, de belleza, de unión y de conciencia.  
La gran Invocación, llave del progreso de la vida divina
La Gran Invocación esta transmitido desde el plan divino a la humanidad, conforma a su nivel de conciencia al fin del ciclo solar actual. Es transmitido para facilitar el encuentro de la luz de la conciencia del espíritu Cristo-Buda con la conciencia del ser humano, por tanto que sea abierto a esta esencia divina, cual que sea su nivel de evolución. Sin embargo contiene el código cósmico del libro de la vida cósmica. 
La energía cósmica se desarrolla a través de espirales que forman círculos o ciclos. En su manifestación matemática los círculos pueden ser reducidos a triángulos desde el principio que cada energía es en esencia de naturaleza trinitaria: 
       1. la fuerza involutiva que nos informa de su intención inteligente (voluntad de abertura).
    2.   la fuerza regulativa que nos transmite la intensidad de su potencial de intercambio (intención del   servicio al conjunto)
    3.   la fuerza evolutiva, el sentido de perfección o el valor inteligente de armonización que es focalizado (la perfección o armonización del conjunto).
La unión o el acuerdo dentro de esta trinidad es la energía central de la fuerza real. Es neutro o libre, fusional, permitiendo el salto cuántico o la trascendencia del plan afectado en una cualidad superior.
En la Gran invocación la energía involutiva esta evocado por el centro donde la voluntad de Dios es conocido. Corresponde al nivel cósmico al centro GRAU de los diagonales en la Constelación del Oso Mayor. Refiere a la situación del potencial interactiva actual del sistema solar en relación con su ciclo alrededor de las Pléyades. Al nivel humano este centro corresponde al centro energético (6°chakra) en el medio de la materia gris de nuestra cabeza. Es en formación y el frente (ajna) es solamente una proyección de él. Se llama el centro “alto menor”.  
La energía regulativa es evocada por el punto de amor en el corazón de Dios. Corresponde al nivel cósmico al centro PAU (paz) de los diagonales en la Constelación del Oso Menor. Refiere al pasado del ciclo de precesión de la tierra alrededor del sol y la posibilidad actual de adaptación de la tierra. Al nivel humano corresponde al centro de luz en el corazón físico.

En fin hay la energía evolutiva, evocada por el punto de luz en la mente de Dios que indica la dirección de la evolución cósmica. Es presentada al nivel cósmico para la estrella polar actual, Polaris. Indica la dirección general de nuestra evolución en el contexto cósmico en dirección del Gran Atractor o el punto Omega vía Kalki (el caballo de Krishna). Al nivel humano es el centro del alma encima de nuestra cabeza que nos conecta con nuestro Ser Superior. Se llama el centro “alto mayor”.
En esta configuración el sol, entrando en la nebulosa de oro (una concentración de luz cósmica), se situá en relación de las Pléyades en el principio de un nuevo ciclo de 25.920 años. Se traduce por una intensificación de energía de luz cósmica, más original o transcendente, dentro de nuestro sistema solar, estimulando fuertemente la vida terrestre y nuestra vibración atómica. Al nivel humano esta nebuloso es la irradiación del aura cuando nuestro corazón y nuestra cabeza están alineados y conectados con el centro (alta mayor) de nuestra alma, encima de nuestra cabeza.
El plan divino del retorno del Cristo es simple y realista. No hay otro secreto o misterio detrás de esta providencia para el desarrollo cíclico de la creación y su sentido de perfección infinita. Es lo que es.
El aspecto cíclico de la bajada divina concorde siempre con las condiciones concretas de los planes inferiores de la creación. Sin esta concordancia no hay coincidencias inteligentes posibles permitiendo una interactividad o comunicación armoniosa entre espiritualización de la materia (eterización) y materialización del espíritu divino (realización por focalización divina). El plan divino es infinitamente inteligente, realista y eficaz. Se comprende que corresponde al contexto actual planetaria que necesita el despertar de la conciencia humana a un nivel superior de naturaleza colectiva. Por eso el Cristo, esencia de amor vivo, retorna también en su cualidad de Buda como instructor mundial o de portador de luz, despertador de la conciencia cósmica y colectiva. Lo hace con compasión para cada nivel (boddhisattva). Por eso debe venir al simple nivel del ser humano para que el trabajo iniciático de síntesis sea comprendido como el camino de la ascensión de nuestra conciencia hacia un nivel superior. Es en concreto para la luz de la convivencia que el ser humana podría pasar por la puerta de la conciencia colectiva y ajustar sus relaciones. Por eso la bajada del Cristo se hace primero en el nivel colectivo antes de focalizarse en el nivel individual para estar reconocido en el ser humano.
Ningún nuevo orden del mundo será posible sin la dimensión espiritual de una conciencia colectiva dinámica y abierta. Ningún grupo estará capaz de obtener un resultado coronado con éxito sin esta dimensión no limitada de la conciencia colectiva, por causa de las tensiones que la falta de esta conciencia provocara. Sus efectos destructivos provocaran en concreto inevitablemente siempre más oposiciones, divisiones, separaciones y exclusiones. Ningún religión, ningún sistema política, ningún sistema social y económica podría sobrevivir sin cambiar en este sentido. La nueva energía no es más una energía de desdoblamiento sino una energía de unión como la energía del corazón.  
La crisis actual del mundo tiene su origen en la falta de la conciencia colectiva, de una realidad que va encima de las visiones individuales encarceladas. En un mundo con siempre más grandes concentraciones de encarnaciones, la vida pone su sobrevivir en peligro, cortándose de sus fuentes. En efecto, causa más y más coincidencias catastróficas, no controladas por falta de relaciones justas. Falta una interactividad armoniosa entre valores espirituales y expresiones materiales. Las flores, cortadas de sus raíces, al final mueren. No sirve a calcular y probar que la tierra puede suportar más gentes para alimentarlos y que falta ser siempre más productivo. Antes de llegar a esto, continuando vivir con esta falta de conciencia colectiva, con desigualdades siempre más injustificables, necesitando ya tres o más planetas para que todos vivan a un nivel de igualdad aceptable, ya habremos destruido todos nuestros recursos.
Ahora conocemos la razón divina del plan del retorno del Cristo-Buda. Corresponde a la perfección cíclica en el universo. Al mismo tiempo es una respuesta a las condiciones humanas en crisis para cerrar la puerta de su malestar. Nos falta entonces investigar estas condiciones para comprender los señales que indicaran más en concreto los espacios, el tiempo, y la fuerza en, por y con cuales el espíritu del Cristo-Buda se manifestara y se focalizara. Será el objeto de la segunda parte. Va intentar hacer el punto de dónde estamos en la transformación actual de las condiciones del mundo para facilitar el retorno del Cristo como una nueva comunicación hacia una alianza más cerca de la fraternidad y de solidaridad entre el divino y el humano. El hombre pasara del arco exterior de la Alianza del pasado a la realidad interior del  Cristo de su Ser Superior por una conexión divina, viva y consciente con su alma en su corazón por intermedio de la iluminación de su cabeza.

lunes, 10 de octubre de 2011

Por donde va la tolerancia 2/2 (resumen charla 8 de septiembre en Barcelona, Nena casas)

Parte 2/2 
Fundamentos de la energía de tolerancia
La energía de la tolerancia se base sobre 4 aspectos básicos:

1.       1. Respecto de la libertad del otro, es en concreto el aspecto espacial  y lo más físico y práctica. Es la aplicación del principio de la igualdad. Supone poder relacionarse como igual con el otro en el mismo espacio.
Necesita el compartir (sintonía). Como principio de base de la interactividad implica que hagamos intercambio de dos partes,  maestreando el auto-estima mutual, conociendo los límites y exageraciones a si-mismo para venir a la altura del otro. La igualdad es efectivamente respectar al otro encima de cualquier limitación de facto, de deseo, de opinión o de nivel de conciencia. Es la primera expresión concreta del amor incondicional.
En caso de dominación de una personalidad al otra. Que hacer ¿ Hacer la distancia apropiada para no estar sometido, mostrando, según sus posibilidades y conciencia, el camino de la enriquezca colectiva. El compartir es la base de la verdadera  abundancia.  Efectivamente, la abundancia es una cualidad colectiva. Es solamente una satisfacción pasajera y limitada al nivel individual y provoca intolerancia por lo que falta a otros y faltara siempre algo a si-mismo.

 2.    2. Aptitud de suportar una energía diferente a cuellas integradas en si- mismo. Nuestra aptitud de suportar diferencias o elementos extrañas a si-mismo, es el aspecto temporal de nuestra tolerancia. Es el conjunto de nuestros condicionamientos que evolucionan. Es el aspecto del principio de libertad realizada dentro de nosotros. Es el que empleamos como parámetro de sensibilidad enfrente el otro. supone poder cortarnos de nuestras reacciones automáticas o ciegos.
Necesita el convivir (sincronía). La interactividad para estar real supone la confrontación de la expresión libre de dos partes, maestreando nuestras emociones. Efectivamente, la expresión libre no es cualquier cosa. La libertad es siempre función de la interactividad armoniosa dentro una situación  dado.
En caso de imposición de sus deseos al otro, hay violencia y violación. Es una sumisión de la sensibilidad del otro que corta la interactividad y bloquea la tolerancia. Guardar su propia libertad es fundamental para guardar su autoestima. Marcar y mostrar la justa distancia es la manera apropiada para que crezca la tolerancia y la libertad en el mundo. También la libertad es al final una cualidad colectiva y depende de cada uno. El convivir no es libre sin ausencia de violencia o de imposición. El convivir en libertad es la primera etapa de la realización del amor incondicionado. Provoca intolerancia por envidia o celos al otro y quita la alegría. La alegría es la prueba de la justa distancia.

 3.     3. Aceptación de los límites de las normas corrientes. Están un reflejo del nivel relativo de la coherencia individual y colectiva del momento. Debe constantemente perfeccionarse. Este supone poder valorizar la expresión del otro como experiencia  que sirve a indicar la mayor unión del conjunto. Este no es posible sin maestrear las ideas de sus conceptos personales. Pide que nos alimentamos  constantemente con nuevas elementos en el perspectivo de perfeccionar nuestra capacidad de valorar o interpretar de manera más justa nuestras percepciones,  creando así relaciones más correctas.
Necesita cooperar (sinergia). Sin entrar en la confrontación interactiva no hacemos las experiencias necesarios para aprender  las valores exactos de nuestras percepciones. Poniendolas en la interactividad del conjunto podemos ajustarlas, relativizando nuestras exageraciones o subestimaciones.
En caso de fijación de su propio convicciones ( egoísmo) como más valiente que las de lo demás provocamos  conflictos. Es el problema de la dualidad del maestro que no acepta estar al mismo tiempo discípulo.La perfección es una forma de realización en un tiempo infinito y el propio de las condiciones humanas es de pasar en un tiempo lineal. Falta entonces mucha paciencia, humildad y encarnaciones para poder pasar del uno al otro. La mejor solución cuando estamos confrontados con esta fijación es mostrar un actitud más desinteresado enfrente el conjunto como alternativo (expresión de fraternidad y paz). La resistencia del otro llegara finalmente a una auto-solución.

 4.     4. Expresión de una comunicación justa como reacción. La comunicación justo es una expresión que organiza o estructura las informaciones de nuestras percepciones  de manera equilibrada en el contexto como respuesta. Se trata de nuestra habilidad de responder (respons-habilidad) de manera justa.  No se trata de una reacción automática pero autentica. Es la actitud de estar flexible y abierto al hecho que estamos todos en el camino de la perfección.
Necesita una actitud permanente de invitación al otro de entrar en un dinamismo de interactividad participativa de comunicación, como hace nuestro corazón. Se trata de indicar el camino que supera  a las oposiciones y las conflictos. Es el camino solidario del  consenso  que implica de crear un dinamismo encima de los límites habituales de nuestras visiones.
Muchas veces estaremos confrontados con la generalización o de la obcecación de una visión  (exclusividad egoísta y monopolio) como valiente para todos. Su base puede siempre ser  reducido al miedo, por faltas de experiencias de amor, de confianza, de conocimiento… La mejor reacción estará de mostrar compasión y perdón. Supone comprender las causas de las fijaciones para poder crear un ambiente más abierto. En concreto es mostrar autentica confianza, amor incondicional  y enseñar desde su propia experiencia y no desde teorías, sino fundados en experiencias concretas.
La creación de un consenso pasa primero por actos concretos del corazón  y no por la proposición de ideales visionarias, tan espirituales que sean. La compasión es venir a la altura del otro y permitir interactividad. No es una actitud pasivo de sufrir con el otro, pero activo que llama al perdón. Es remitir los errores en el cuadro justa  de una experiencia útil para aclarar el sentido de la armonía de la vida. Pide misericordia o el sanar de la causa de la desarmonía. 


La energía de la tolerancia se base sobre tres aspectos esenciales que motivan a los aspectos básicos:
5.        5.  La intención de crecer en la verdad.  No podemos crecer sin experiencias  en cuales demostramos y probamos nuestra potencial, los talentos o el genio de nuestra alma. Cada uno tiene un potencial que puede solamente crecer a través de su utilización. El querer crecer en la Gran verdad  de la vida es el significado profundo de la parábola de los talentos. A través de las experiencias nos confrontamos con nuestra verdad interior y exterior. Eso nos permite relativizar y ajustar nuestras convicciones  a una realidad más grande que la nuestra. Refiere a una realidad encima de las apariencias del visible. Nuestras palabras, ideas y actos sirven a darnos cuenta que hacemos parte de un conjunto superior.
Necesita formar una visión siempre más adaptada, superior y holística sobre el conjunto, estimando más correctamente nuestras propias experiencias en relación con las experiencias de lo demás y viceversa. Pues, cualquier manera de expresarse contribuye a su manera y a su nivel para ver más claro en el verdadero sentido de la vida. Aprendemos a través de las expresión nos dar cuenta de la cualidad de servicio que aportamos a la perfección  del conjunto. Sin esta participación activa, tan que sea posible autentica, no podemos entrar en la armonía del conjunto (simbiosis).
¿Enfrente todo obsesión de convicciones y subestimación del otro, que hacer ¿. Expresarnos
de manera autentico con el genio de nuestra originalidad como alternativo. La autenticidad hace parte de la gran verdad. En este sentido una  expresión  autentica es de naturaleza humilde, es lo que es, ni más, ni menos y muestra de si-mismo lo que no  es conforma a la verdad. Da la prueba de si-mismo, sin quitar la libertad del otro, ni de culpabilizarlo. Es el mejor testimonio de nuestra solidaridad, no obstante las divergencias que pueden existir.
6.       6. La voluntad de la convergencia de la conciencia. Convergencia no es posible sin permitir o tolerar relaciones interactivas para guiar nuestras diferencias hacia su justo contexto en su justo nivel  en la unión del conjunto. No se une cualquier cosa, ni persona sin que tienen relaciones dispuestas a la unión. 
Unir necesita discernimiento. Es el propia de conciencia.  Discernimiento se crea gracias a la comprensión del justo papel de servicio que cada elemento tiene en el conjunto. Supone ver los matices de los diferentes elementes y su escalón justo en la escala de todos los elementos que forman el conjunto. Discernir es hacer síntesis. Es reunir todos los elementos, que se presentan como aparentemente separados,  en un conjunto coherente y homogéneo. No es solo un resumen pero es el resultado del trabajo de la ciencia y dela conciencia de síntesis. No es  simplificar, mezclando todo, ni separar por análisis, pero insertar reconociendo los matices a través de las relaciones o el servicio específico que los elementos aportan al conjunto. Es descubrir la función de los elementos  de un contexto dado en el cuadro de sus relaciones justas  en el  conjunto.
Supone “ser incondicionada” o una actitud sin prejuicio que es propio a la intuición y el amor incondicional. Estar incondicionado es la condición principal para despertar la conciencia y conseguir discernimiento.
Enfrente de la no receptividad de la conciencia tenemos que a ofrecer la prueba de nuestra amor incondicional o la enseñanza de nuestras experiencias ue faltan al otro.
 
   7.  La expresión de la confianza total en la sabiduría de nuestro Ser Superior. Expresar confianza es crear nuevas relaciones más justas. Supone contactar el potencial creativo de nuestra alma y poder expresarlo como una celebración de la vida. Es una prueba de la sabiduría que la creatividad transciende todas las límites y bloqueos. Crear es poner los problemas en un nuevo contexto de relaciones más  justas en el conjunto. Algo es problema por causa de su separación o de su distorsión en el conjunto. Crear es celebrar la vida dando un nuevo sentido, más amplio y verdadero a la vida. El efecto de su magia es de unir, disolviendo y  cambiando  los condicionamientos limitantes del contexto porque es  expresión puro de verdad, de amor  y de sabiduría (la verdad, el camino y la vida  de todo). Crear  es la solución integral o el camino suprema de la verdadera tolerancia. Es el camino también que lleva a los milagros y el maravilloso.
Sin confianza en el potencial de nuestra alma no podemos ser creativos. Solo el acto creativo nos da una satisfacción durable.  (sinagogía o celebración de la reunión). Enfrente la falta de confianza solo la magia de celebrar la vida de manera creativa puede restaurar la falta de amor recibido que conducía a esta bloqueo..
Pues, constatamos que tolerancia conoce diferentes grados como la intolerancia. Está relacionada al grado de realización de la convergencia de nuestra conciencia con lo demás en una conciencia colectiva, sea planetaria, cósmica o divina. En relación con ella, estamos todos en diferentes niveles de conciencia y de inconciencia. La inconciencia nos mantiene dentro de los límites de nuestro individualismo y provoca un peso de reacciones colectivas ciegos. Bloquea la liberación de la conciencia colectiva o holística que es en realidad una conciencia de síntesis o de convergencia de conciencias individuales que trasciende a ellas.  La transcendencia es el propio de la conciencia de síntesis y la esencia de la conciencia de la omnitolerancia divina.
La virtud de la tolerancia con todas sus implicaciones es el primer paso concreto y practico en la transformación actual del mundo. Va encima de dualidades, dominaciones, imposiciones, oposiciones y conflictos que nos separan de la realidad superior de la solidaridad entre nosotros y el universo. La tolerancia crea el centro neutro de la energía libre que funciona como mediador de acuerdos en un mundo donde la ley de división y de separación dominan. Es el motor selectivo de la elevación a la unión en la paz durable por medio de la armonización en lugar del viejo paradigma dualista que pretende la necesidad de conflictos para llegar a una paz siempre instable. La tolerancia es la actitud positiva concreta por excelencia en la transformación del mundo.


Es la razón de la Gran Fraternidad de amor, de perdón y de compasión que es grabado en la alma de cada uno de nosotros como el sueño del nuevo paraíso a realizar. Su falta en el mundo es la razón del retorno actual del Cristo cósmico. Es la llave de su enseñanza para entrar en esta nueva alianza con El Divino, dentro y fuera de nosotros.

Sobre la naturaleza del alma y su relación con el espíritu

El Camino de la Transformación continua

El Camino de la Transformación continua

1 de agosto

1 de agosto
el acoger de la coherencia cosmica

El ESPRITU DE VERDAD

El espíritu de verdad llama a la misericordia que implica compasión y perdón.

La misericordia reúne todas las calidades que son necesarias para la apertura de nuestro espíritu y de nuestra conciencia:

- La humildad, en lugar del sentimiento de superioridad o de inferioridad " permite ponerse a la altura del otro y crea la comunicación necesaria o la sintonía para que nuestras interactividades sean compartidas en las mismas circunstancias;

- La paciencia, en lugar de la imposición autoritaria, permite la adaptación de nuestra comunicación al ritmo del otro y del conjunto y crean la sincronía en la cooperación;

- La benevolencia o la valoración del otro, en lugar del no-respeto, permite reconocer a través del otro lo que se nos escapa de nosotros y por tanto nos falta para unir las fuerzas de la sinergia que garantizan la paz;

- La magnanimidad del corazón, en lugar de la rigidez mental que no deja lugar a las experiencias y las instrucciones necesarias para poder comunicar con la visión de otros en un proceso de sinopsis.

- La clemencia y la indulgencia, en lugar del rechazo de lo que es diferente a uno mismo, permite perdonar al otro y apelar a su autenticidad para que entre en la simbiosis con nuestra esfera de vivir y de pensar;

- La generosidad, en lugar de guardar todo para sí, le permite amar sin juzgar y dar al otro lo que necesita pero que no es capaz de conseguir por sí mismo, es la concreción de consciencia y de la ciencia de síntesis;

- La creatividad, en lugar de la aplicación conservadora de reglas estrictas, permite superar los bloqueos de la sabiduría, haciendo de la vida una celebración(sinagía) que expresa la posibilidad de unir y de realizar el sueño del paraíso, escondido en cada uno de nosotros.

Reflecciones

¡¿Quién no se siente impotente o paralizado de miedo ante las estructuraciones de nuestra libertad a través de los diferentes poderes en el mundo, que nos mantienen en la mentira, la exclusión y el inmovilismo en nombre de la justicia?!

El mundo no puede sobrevivir sin evolución. Nuestra incomprensión crea las resistencias que transforman estas crisis en rupturas, catástrofes y sufrimientos. ¿Quién tiene la culpa? ¡Tanto el individuo como la colectividad a los que falta la conciencia!

(extracto del libro: el retorno del Cristo Cósmico)

Jaraba 3 de agosto 2013

Jaraba 3 de agosto 2013
la belleza de la bajada de la luz del Espiritu de Verdad a través del manecer del sol

Todo es movimiento

Todo es  movimiento
el ocho, simbolo del eterno movimiento