translation



La escuela de la vida es realizar la energía libre del corazón: el amor incondicional.

Viene visible por la fraternidad universal y su expresión en la paz.

Se realiza por un estado de crecimiento continuo de solidaridad, en concreto: por la creación de relaciones más autenticas, libres y creativas entre nosotros.

Este estado va encima de todas las etiquetas y organizaciones que nos pueden separar por sus visiones tan valientes que sean.

Implique valorizar todo en la perfección de la armonía del conjunto.

Es un trabajo dinámica de síntesis.

la nueva enseñanza de Cristo-Buda

la nueva enseñanza de Cristo-Buda

El triángulo le MaRoPa (Madrid-Roma-Paris)

Plan de misericordia 2016 para la realización de la convergencia de la Fraternidad Universal:

- 25-28 marzo, Ille sur Têt et Força Real : apertura del centro del triángulo en la luz de Pascua :

Consagración el 28 de Força Real como « Montana de la Fraternidad Universal del Monde »

- 23-24 de abril: Madrid : apertura del triángulo a la luz de la compasión : denominación de la plaza puerta del sol en "Puerta del sol de la Fraternidad Universal"

- 21-22 de mayo: Roma : accion de perdon de la humanidad: denominación de la plaza San Pedro en "Piazza di San Pietro e di perdono della Fraternità Universale" (lunade Buda/Wesak)

-18-19 junio: Paris : acción de reconciliación : denominación de la Place de la Concorde en "Place de la Concorde de la Fraternité Universelle" (luna del Cristo)


jueves, 16 de diciembre de 2010

El nuevo paradigma: la convivencia o cómo vivir relaciones más justas a través de los ciclos energéticos: parte 2 el invierno

Desde el otoño nuestra actividad exterior baja favoreciendo la introspección.
El invierno nos empuja, por la bajada de la temperatura, a volver a entrar dentro de nosotros mismos, a interiorizar, siendo al mismo tiempo más sensibles a la entrada de nuevas energías. La tierra, endirección hacia al exterior de la galaxia, está ahora más expuesta a las energías extra galácticas. La luz del sol disminuye su impacto hasta su mínimo. En este último periodo de bajada de la luz, antes de la nueva luz que va subir, hay un periodo intermedio con momentos de vacío que culmina entre el 21 y el 24 de diciembre. El ciclo del año se termina y uno nuevo se prepara. En este periodo el tiempo y el espacio parecen mezclarse para permitir una nueva fusión entre el cielo y la tierra, entre la vieja energía  y la intensificación de la nueva energía. Nos permite hacer un balance de las experiencias del ciclo del año pasado y conectarnos con la realidad de nuestro Ser Superior.
 El invierno es tiempo para reconectarnos con nuestras fuentes. Es el tiempo del camino de nuestro Ser superior hacia su expresión. Es tiempo para permitir un nuevo nacimiento de la expresión del Cristo-Buda dentro de nosotros. Es un momento decisivo en el cual elegimos seguir la nueva evolución o quedarnos en lo viejo.
Es el momento en que tenemos la costumbre de expresar los deseos de nuestros sueños “crísticos” para el ciclo del año que viene. Pero  parecen convertidos en expresiones automáticas sin muchas consecuencias porque no vemos los actos concretos que pueden mejorar realmente nuestras relaciones colectivas. ¡Expresamos tantos deseos de paz que quedan en el aire sin materializarse!
Si queremos que nuestros deseos sean reales y que no nos quedemos únicamente en el nivel de las buenas intenciones, debemos recurrir a acciones concretas que contribuyan a la creación de una conciencia colectiva a través de una masa crítica, el verdadero portador del cambio deseado. Entonces necesitamos un cambio en nuestra actitud y comportamiento. Preparar este cambio real es la esencia del invierno. En la medicina china es el tiempo de los riñones que indica la eliminación del pasado.
 Una actitud de cambio concreta es no practicar más los viejos paradigmas de dominación y de subordinación que refuerzan el viejo sistema de división, por muy espiritual que sea el terreno de nuestra acción. La expresión de la autenticidad a través de nuestras expresiones es la clave del cambio. Solamente ella libera nuestro potencial creativo y garantiza nuestra libertad. Solamente ella llega a una responsabilidad colectiva pacífica.
Supone una actitud fundamental:  “rechazar todo lo que no concuerda con una visión de un conjunto armonioso en cual cada uno puede desarrollar y valorizar su potencial.”
Es una forma de rebeldía pacifica que implicara más y más una desobediencia civil no-violenta frente a toda injusticia y toda práctica dudosa. Es romper con los paradigmas que alimentan nuestros miedos e incapacidades de cambiar algo. Nos empujan a estar siempre más ocupados, trabajando para poder gastar más y más, creando nuestra dependencia al dinero para poseer siempre más cosas que nos ocupan tanto que perdemos nuestra libertad y nuestra salud. Es la falsa idea de que la abundancia sea una meta que puede existir en un  nivel individual aislado. La abundancia, como la paz, existe solo como cualidad colectiva. Esta ilusión es la razón que permanecemos manipulados según los propios intereses de una minoria. Ella nos gobierna, explotando la inconsciencia de la masa en la que desaparecemos y cuyo peso nos incita a un comportamiento automático y ciego, estimulando deseos falsos y el actuar según reglas que no sirven para el bien de todos. Eso es lo que crea la actitud general de nuestro egocentrismo e individualismo. Yo actúo así porque todo el mundo hace así. ¡La inconsciencia colectiva justifica nuestros actos ¡
 El rechazo a hacer cualquier cosa que impida valorizarnos es la llave para la transformación actual del mundo. El rechazo es un paso en la alta espiritualidad como una iniciación en la conciencia superior. Es el último escalón para entrar en los tres escalones superiores de la conciencia colectiva divina.
 Damos ejemplos concretos que traducen esta actitud. Tenemos la costumbre de darnos regalos en este tiempo del fin del año. Es un principio honorable si no es una manera de remplazar nuestra falta continua de compartir amor. Un regalo como expresión del corazón no está relacionado directamente  con la importancia de su precio o de su forma, ni a una cuantidad. Es solo regalo cuando valoriza al ser superior, divino del otro y lo libera. Entonces el  simple abrazo sincero puede estar más efectivo de cualquier objeto. Es solo la verdad de nuestra actitud la que valoriza nuestros regalos.
Podemos invertir la tendencia en la que nuestra vida se ha convertido totalmente dependiente del dinero. No podemos hacer nada sin dinero. Por ejemplo si empezamos a dar gratuitamente todo lo que nos sobra y que no necesitamos, ya estamos  cambiando este espíritu de dependencia colectiva inconsciente. ¡Nuestras casas desbordan de cosas ¡
 El rechazo real no es solamente el “no hacer”, el no expresar. El rechazo es una actitud de hacer, sin hacer. Es crear el terreno neutro que permita iniciar otras posibilidades, más armoniosas y justas para relacionarnos. Por ejemplo. No compramos más productos insanos o de origen dudoso. Compramos cosas lo más naturales posible y reducimos nuestras compras a la esencia. Liberando dinero podemos apoyar iniciativas que sirven para la armonización del conjunto de la vida y primero a los que más lo necesitan.
 Está claro que el poder de la inconsciencia puede interpretar estas cosas como una amenaza del sistema que protege sus intereses y que le da miedo de perder el control frente a lo no conocido, lo nuevo que está saliendo. Cambiar nuestras relaciones en actitudes más justas que alimentan la consciencia colectiva es liberarnos de las dominaciones y separaciones colectivas. ¡Pero lo hacemos con prudencia ¡
 El invierno es el tiempo para comenzar este cambio de nuestra actitud tanto a nivel interno, como a nivel familiar y con nuestros amigos. Prepara el tiempo de crecimiento y de expresión en el nivel externo de la primavera. Esto demanda acciones concretas, realizadas por una masa crítica donde nosotros somos los primeros activadores. 
En el blog liberación ahora  está este texto de su Freeman: YO SOY EL CAMBIO QUE QUIERO VER EN EL MUNDO. EL CAMBIO EMPIEZA EN MÍ MISMO. LA REALIDAD QUE VIVO ES MI PROPIO REFLEJO. TODO LO QUE EMITO REGRESA A MÍ, PORQUE TODO ES UNO Y TODOS SOMOS UNO. EL UNO ES INFINITO, ABSOLUTO, ETERNO; ES PLENITUD. YO SOY LA PAZ, Y LA EXPERIMENTO CUANDO ME RECONCILIO Y ENTRO EN ARMONÍA CON TODO LO QUE YO SOY..... Es todo un desafío conciliar nuestras intuiciones sutiles más elevadas con la densa confusión del mundo mental en que vivimos. ¿Qué más nos da si existe Dios o no existe, si está lejos y no podemos contar con Él en los momentos difíciles? La dimensión espiritual humana sólo encuentra su pleno sentido si sirve de ayuda a las personas para vivir correctamente estos momentos.

viernes, 3 de diciembre de 2010

El nuevo paradigma: La convivencia y la crítica

Uno de los slogans de la nueva espiritualidad es: no criticar. Se aplica y se repite entre los adeptos de la nueva espiritualidad sin darse cuenta de lo que puede significar y sus consecuencias.
Investigamos lo que implica la palabra criticar que normalmente la entendemos con un sentido negativo de juzgar condenando, desaprobando, reprobando, rechazando, atacando, excluyendo, separando o agrediendo, en resumen: sembrar pensamientos y sentimientos negativos.  Estamos de acuerdo que sembrar negatividad no nos ayuda a elevar nuestra conciencia y que este slogan es justificado en este sentido restrictivo. Desde el punto de vista espiritual hemos reducido el sentido de la palabra “criticar” principalmente a su significación negativa. Pero solamente es una parte de su verdadero sentido.
La palabra criticar viene del griego para indicar:
-  el verbo criticar: krino (κρίνω)  o juzgar  no tiene siempre una connotación negativa, permite “discernir” que es también sinónimo de juzgar.
-  el adjetivo crítico : krisimos (κρίσιμος) que indica una situación decisiva, crucial, importante, o que puede incluir crisis, perdición, a veces algo  malo o inmoral o a veces algo bueno, esencial 
- el substantivo crítica: kritikei (κριτική) que indica la actividad de juzgar en bueno o malo un hecho o acontecimiento.

Es claro que esta reducción del sentido es peligrosa y ha conducido a mucha confusión. Hace creer a algunas personas que ya no es necesario juzgar más. Quiere decir aceptarlo todo sin  valorizar nuestras informaciones para desarrollar nuestro discernimiento  ¡Es la puerta abierta a todos que tienen o pretenden tener poder, espiritual o de otro tipo, para negar o neutralizar toda reacción frente a cualquiera de las expresiones que quieren imponer!  Lo hacen muchas veces en el nombre del amor o de reglas ineludibles de conveniencia y porque vienen de fuente espiritual, pero muchas veces son de origen bastante personal y difícilmente verificables.  Así entramos en la manipulación y la subordinación. Una fuente espiritual que no respete la autenticidad  y la originalidad del otro, niega el libre albedrio y el crecimiento  del discernimiento. Es lo contrario del  respeto, del amor y de la esencia de la convivencia.
Estas reflexiones son sobre todo válidas en el cuadro de la reforma del mundo cuyo objetivo precisamente es liberar el potencial del genio autentico de cada uno. Demanda  la liberación de todas las restricciones de conciencia. Es una línea proyectada por los maestros espirituales de la sabiduría. Solamente son justas dentro de este contexto,  informaciones, indicaciones y reflexiones que ayudan a liberar, desarrollar, guiar  y canalizar este potencial creativo. El tiempo de seguir y de sufrir normas estrictas llega a su fin. Ahora llega el tiempo de unir las conciencias en una conciencia, inteligencia y comprensión de carácter  colectivo vivo.  Seguir y sufrir deja de ser una fuente de alegría, de satisfacción, de realización concreta y de abundancia.

Aquí estamos tratando  el proceso del despertar de la conciencia colectiva, o de la salida de la inconsciencia individual del peso ciego de la inconsciencia colectiva,  sin la cual  no hay convivencia real. Efectivamente unas relaciones justas no son posibles sin un proceso consciente, creativo e interactivo. Nuestras relaciones incluyen diferentes niveles de realización de conciencia. Sin que se permita una interactividad no hay una posibilidad de ajuste y no llegaremos a la esencia: la interactividad. Lo que supone una actitud de benevolencia condescendiente y benigna. Esta actitud positiva  necesita un trabajo mental de retroalimentación  (o feedback control) de todas las informaciones percibidas, proyectándolas dentro un conjunto de armonía, de visión global y holística por encima de cualquier visión personal. Y este es el sentido de la crítica positiva.

Para evitar confusiones con la interpretación negativa llamamos de una mejor manera a esta actividad positiva, de no división y no rechazo “hacer reflexiones de valorización” o “hacer valoriflecciones  o valoriflexionar”. Empleamos esta nueva palabra para indicar el cambio del cuadro de la percepción y de la interpretación personal en relación  al cuadro de la elaboración de  la consciencia del grupo en un conjunto que valoriza las visiones individuales  armonizándolas con el dinamismo creciente de una visión holística.

Esto es completamente nuevo para la mente humana. Consiste en proyectar nuestras expresiones dentro del cuadro de la armonía del conjunto en cual cado uno se reconoce.  Es un cambio fundamental de nuestra existencia egocéntrica y separación tridimensional  hacia nuestro ser superior multidimensional que tiene una inteligencia colectiva. Solo en esta realización somos todos uno. Decir en palabras que somos uno no es suficiente, son necesarios actos concretos. Esta realización supone el cambio de la naturaleza de nuestras relaciones, es decir supone una apertura hacia la solidaridad concreta entre los seres humanos. Sólo será realidad mediante la expresión auténtica de cada uno. Esta expresión demanda el contacto con nuestro ser superior quien se apoya en el potencial creativo de nuestra alma. Nuestra alma  es capaz de dar a nuestras expresiones valores universales por encima de valores basados en nuestra conciencia personal limitada. Conocemos estos valores como bondad, suavidad, paz, armonía, verdad, unidad y unión.  

Valoriflexionar es abrir los límites de la conciencia hacia todos creando una nueva conciencia de unión colectiva donde cada uno puede reconocerse a pesar de sus diferencias.
Valoriflexionar no contiene agresión, contradicción, o separación, sino que crea un campo neutro o de retraso  al justo medio, abierto a todos los que aceptan dejar o transcender sus experiencias y visiones personales.
Valoriflexionar no es convencer, ni imponerse para tener razón, sino crear el terreno que invita a la reflexión interactiva y solidaria entre iguales para la creación de un consenso colectivo reconocido y aprobado con toda claridad.
Valoriflexionar es el primer estadio concreto de la expresión del potencial creativo, los talentos, de nuestra alma. Es nuestro instrumento propio para superar juntos nuestras divisiones y llegar  al servicio solidario para el mayor bien de todos.

El cambio positivo de nuestra planeta necesita el despertar y las acciones concretas de una masa crítica que sirve la armonización del conjunto de la vida. Sin crítica que valoriza nuestras expresiones en este conjunto no hay despertar.
¡Que criticar se transforme en valoriflexionar para crear una paz durable entre nosotros ¡

Sobre la naturaleza del alma y su relación con el espíritu

El Camino de la Transformación continua

El Camino de la Transformación continua

1 de agosto

1 de agosto
el acoger de la coherencia cosmica

El ESPRITU DE VERDAD

El espíritu de verdad llama a la misericordia que implica compasión y perdón.

La misericordia reúne todas las calidades que son necesarias para la apertura de nuestro espíritu y de nuestra conciencia:

- La humildad, en lugar del sentimiento de superioridad o de inferioridad " permite ponerse a la altura del otro y crea la comunicación necesaria o la sintonía para que nuestras interactividades sean compartidas en las mismas circunstancias;

- La paciencia, en lugar de la imposición autoritaria, permite la adaptación de nuestra comunicación al ritmo del otro y del conjunto y crean la sincronía en la cooperación;

- La benevolencia o la valoración del otro, en lugar del no-respeto, permite reconocer a través del otro lo que se nos escapa de nosotros y por tanto nos falta para unir las fuerzas de la sinergia que garantizan la paz;

- La magnanimidad del corazón, en lugar de la rigidez mental que no deja lugar a las experiencias y las instrucciones necesarias para poder comunicar con la visión de otros en un proceso de sinopsis.

- La clemencia y la indulgencia, en lugar del rechazo de lo que es diferente a uno mismo, permite perdonar al otro y apelar a su autenticidad para que entre en la simbiosis con nuestra esfera de vivir y de pensar;

- La generosidad, en lugar de guardar todo para sí, le permite amar sin juzgar y dar al otro lo que necesita pero que no es capaz de conseguir por sí mismo, es la concreción de consciencia y de la ciencia de síntesis;

- La creatividad, en lugar de la aplicación conservadora de reglas estrictas, permite superar los bloqueos de la sabiduría, haciendo de la vida una celebración(sinagía) que expresa la posibilidad de unir y de realizar el sueño del paraíso, escondido en cada uno de nosotros.

Reflecciones

¡¿Quién no se siente impotente o paralizado de miedo ante las estructuraciones de nuestra libertad a través de los diferentes poderes en el mundo, que nos mantienen en la mentira, la exclusión y el inmovilismo en nombre de la justicia?!

El mundo no puede sobrevivir sin evolución. Nuestra incomprensión crea las resistencias que transforman estas crisis en rupturas, catástrofes y sufrimientos. ¿Quién tiene la culpa? ¡Tanto el individuo como la colectividad a los que falta la conciencia!

(extracto del libro: el retorno del Cristo Cósmico)

Jaraba 3 de agosto 2013

Jaraba 3 de agosto 2013
la belleza de la bajada de la luz del Espiritu de Verdad a través del manecer del sol

Todo es movimiento

Todo es  movimiento
el ocho, simbolo del eterno movimiento